10 trucos para que tu pyme no tenga morosos

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Si hay una cosa que preocupe a una pyme o a un autónomo, fundamentalmente si acaba de empezar a trabajar es la oportunidad de efectuar trabajos impagos. Adelantar el trabajo y los recursos, en varias situaciones pagos a proveedores, impuestos, etc…

Todos estos riesgos son mas asumibles cuando hablamos con usuarios que responden y pagan a tiempo, sin embargo ¿y cuando no es así? Un impago de un usuario puede suponer para una startup la pérdida de parte del dinero que se haya anticipado para el presupuesto de lanzamiento de un proyecto, o inclusive la liquidación del IVA de una factura que todavía no ha sido percibida… ¿Cómo evitarlo?

Klik & Pay, la plataforma de pagos digitales especializada en pymes y startups que acepta a las mismas vender online en mercados de todo el mundo, en mas de 15 monedas diferentes, once lenguajes y todo tipo de medios de pago, nos devela las claves para minimizar el riesgo de impagos:

1. Elige bien a tus clientes

En varias ocasiones, tendemos a aceptar cualquier pedido que se nos haga, algo a priori lógico para crear crecer un negocio. Sin embargo, no todos los pedidos nos harán vencer dinero, varias veces logramos inclusive perderlo. Antes de aceptar un trabajo entérate bien de quien es tu cliente, explora un poco sobre su actividad, trabajos anteriores, etc… y si teneis inquietudes sobre su solvencia, consulta un fichero de morosidad. Con ciertos usuarios es preferible prevenir que curar.

2. Las frases vuelan, lo redactado queda

Es muy significativo firmar siempre un contrato de prestación de beneficios con tus clientes, inclusive si el pago se hace por adelantado, para poder establecer claramente tanto el importe a observar como las contraprestaciones a las que estás obligado por ese pago. De este modo, evitarás que te exijan extras o beneficios que no estaban previamente estipulados.

Un fallo muy común es “fiarse” de usuarios con los que se ha trabajado previamente sin problemas o de amiguitos con los que se tiene una relación personal. Los negocios no entienden de amigos y no sería la 1ª vez que una amistad se rompe por un asunto económico.

3. El contrato: cuatro claves básicas

1. Establece maneras de pago cómodas para entrambos partes: por un lado tratando de observar el mayor porcentaje factible por adelantado sin embargo que además establezca unos plazos que no ahoguen al cliente, pues esto incrementará las oportunidades de que haya un impago.
2. Fija fechas concretas de emisión de facturas y  plazos de pago de las mismas.
3. Incluye penalizaciones por incumplimiento de los plazos de pago.
4. Introduce una cláusula que recoja la norma legislativa que ampara al contrato. También es significativo establecer los tribunales a los que se razones acudir en caso de incumplimiento de contrato. En este sentido, intenta de crear lo factible para que sean los de tu ciudad (y ten mucho cuidado con los usuarios extranjeros, que pueden estar regulados por tribunales con normativas  que no conozcas).

4. En los negocios online, busca pasarelas de pago variadas y certificadas

Las ventas online admiten varias mas maneras de pago que el clásico pago directo a débito con tarjeta. Cada vez mas eCommerce apuestan por aceptar pagos por anticipos (se decide un importe previo por anticipo a débito), a plazos (para cantidades importantes, después de un 1° anticipo puede prorrogarse el importe restante en 2, 3, cuatro o cinco cuotas), por suscripción o pagos recurrentes de importe variable (muy útiles para campañas de fidelización. Si todavía no te has animado a aceptarlos, por complejidad en la incorporación o por dudar de la protección en los pagos, te aconsejamos realizarlo a través de una plataforma de medios de pago como Klik & Pay, que unifica todos estos medios de pago y 15 monedas mundiales en tu website de forma absolutamente segura.

5. Haz facturas dignas de enmarcarse

Es muy significativo cumplir con las formalidades de las facturas. No te retrases jamás en la emisión de facturas, ya que pueden utilizarlo como excusa para retrasar el pago. Ten mucho cuidado además con las erratas o redactarlas de forma incompleta. Es muy usual que algunos usuarios argumenten un defecto de forma para no proceder al abono de una factura por cosas como no haber redactado el nombre del banco en el que se debe crear la transferencia (aunque el numero de cuenta este correcto).

6. Aporta y guarda siempre pruebas documentales de tu trabajo

Recopila siempre datos que prueben que un trabajo ha sido realizado, e-mails de recepcion de un documento, imagenes o videos del trabajo,… En el caso de los recursos materiales, exige siempre la firma de una nota de entrega que certifique que el producto ha sido recepcionado correctamente por el cliente. Hay varios usuarios que necesitan por contrato este tipo de pruebas documentales (especialmente la administración), sin embargo tú eres el 1° atraído en aportarlas y guardarlas para que un usuario jamás pueda argumentar que un trabajo no se entregó o no se hizo con el efecto esperado.

6. El 1° que debe cumplir con sus obligaciones eres tú mismo

Es elemental que cumplas con todas las obligaciones que estipula el contrato para poder exigir los pagos. No funciona con cumplir mas o menos, ya que se están recogiendo buenos resultados y el usuario esta contento. El hecho de no acabar todos los trabajos que se establecen en el contrato puede suponer una razón para no abonar una factura perfectamente válida.

Una de esas obligaciones son los deadlines. El retraso en la entrega de trabajos es otro de los motivos legalmente aceptados que puede argumentar un usuario para no abonar una factura. Cumple siempre con los plazos y, en el caso de que no te sea posible, deja por redactado el fundamento de ese retraso y asegúrate de recibir además por redactado la conformidad del usuario con ese retraso.

8. No tengas temor de exigir que los pagos se elaboren a tiempo

Muchas veces nos cuesta ponernos firmes a la hora de exigir que las facturas sean abonadas a tiempo. No dudes, tu trabajo tiene un precio y como tal tiene que ser recompensado. Si es necesario, podrias paralizar un trabajo dejándolo incompleto si no es abonado antes de una fecha límite. Si llegas a este punto, hazlo siempre en un instante en el que el usuario todavía te necesite. Es mucho mas sencillo alcanzar cobrar una factura cuando el trabajo no ha sido transmitido o finalizado. Tras acabar el encargo, no deberás nada con lo que negociar.

9. Acepta pagos aplazados seguros

Mejor cobrar poco a poco que no cobrar. Si el usuario parece incapaz de abonar el importe íntegro de una factura, es aconsejable negociar maneras de pago aplazadas, que puedan ser asumibles por el cliente. Otra alternativa es negociar una reducción de los beneficios y por tanto de los honorarios. Lo mas importante, llegados a este punto, es tratar de resolver el enfrentamiento sin llegar a los tribunales. En el instante en que se abre un juicio, todo el proceso se retrasa, deberás que afrontar pagos de abogados, adelantar el IVA de las facturas, etc… Y si logras cobrar tardarás suficientes meses, eso si no se declara la insolvencia transitoria o definitiva del cliente.

10. Si no queda mas remedio, acude a los abogados

Si no has conseguido resolver el impago de forma amistosa, sólo queda contar con un servicio jurídico. En el preferible de los casos, el jurista conseguirá negociar una forma de pago aplazado o una quita sin llegar a juicio, lo cual hemos visto que cree gastos, riesgos y retrasos mucho mayores en los pagos (si es que no se declara el torneo de acreedores o la quiebra de la empresa).

La entrada 10 trucos para que tu pyme no tenga morosos muestra 1° en Emprendedores.News.


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario