13 excusas para no emprender

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Todos tenemos excusas. Y, al final, todos terminamos lamentándonos, sobre todo cuando esas excusas nos impidieron perseguir, y posiblemente alcanzar, nuestros sueños.

Si eres de los que siempre ha querido emprender un negocio, pese a que sea a tiempo parcial como complemento a tu trabajo actual, (que en varios casos es la preferible forma de hacerlo), echa un mirada a estas excusas que expone Jeff Haden en la revista Inc, y asegúrate de no estar usando una de ellas para no pelear por lo que de verdad te apasiona:

1. “Llego demasiado tarde”

De acuerdo, Jobs se te ha adelantado con la interfaz gráfica y el mouse, sin embargo a él además se le había adelantado Xerox. Dell® no fue el 1° en inventar sus propios ordenadores. Zuckerberg tampoco lo fue en el tema de las redes sociales. Y la serie podría ser interminable. En la innovación no cabe eso de ‘dicho y hecho’; varias de las industrias de mayor triunfo han obtenido destacar gracias a ideas e innovaciones preliminares y que han perfeccionado. Solo va a ser demasiado tarde para tí si no estás dispuesto a ser mas rápido, mas convincente, mas barato, o preferible en algún sentido que quien llegara allí “el primero”.

2. “Estoy repleto de temores”

¿Y analizas que por ese fundamento eres diferente? No, no lo eres. Todos los empresarios sintieron lo mismo, y aún se siguen sintiendo temerosos. Y ante este hecho, podrias optar por 2 salidas: permitir que tus miedos te paralicen, o crear uso de ellos para impulsar todo aquello que sea imprescindible y lanzarte en busca del éxito. La complacencia es enemiga de la superación personal. Afortunadamente, el miedo a no lograr tus sueños puede disipar esa complacencia. Tan solo teneis que decidir a qué temes más: a dar el paso e intentarlo o a no obtenerlo nunca.

3. “No tengo los contactos adecuados”

Entre paginas web(www) de industrias y LinkedIn, Facebook, Twitter, y todas las otras plataformas de redes sociales, es factible hallar a casi todo el mundo, además del Papa y quizas además a Mark Cuban. De hecho varias individuos son sorprendentemente accesibles; tal vez eso sea uno de los secretos de su éxito. Por supuesto, no todos van a contestarte, y si no lo hacen, posiblemente será por tí. No olvides que cuanto mas influyente sea una persona, mas asediada se localiza con solicitudes. Busca una buena razón para contactar, lo preferible es brindar algo antes de permanecer recibir nada, y podrias sorprenderte ante respuestas inesperadas.

4. “Primero, necesito recaudar financiación”

Los empresarios son expertos en el arte y la ciencia de lograr mas con menos: menos dinero, menos gente, menos tiempo, menos de todo. Nunca se tiene “suficiente” dinero, capital o financiación. Si no cuentas con bastante dinero para iniciar un negocio de la forma en que lo has planificado, pues cambia de planteamiento. No siempre es factible manejar lo que se tiene, sin embargo lo que sí podrias manejar es tu decisión sobre qué crear con lo que realmente tienes.

5. “No tengo tiempo”

Resulta que tú teneis el mismo tiempo que todo el mundo. La unica diferencia es la forma en que utilizas tu tiempo. Si estuvieras enterrado bajo tierra y solo te quedaran 24 horas de oxígeno, seguro que no optarías por echar un mirada a tu cuenta de Twitter® o chatear con los amiguitos o pasarte un poco de “tiempo” frente al televisor. Te dispondrías a cavar y cavar y cavar, y emplearías toda tu energía en crear un túnel para salir. Si aplicaras el mismo grado de importancia y urgencia a lo que quieres lograr, tu agenda quedaría despejada de inmediato… porque hallar tiempo siempre va a depender de lo desesperadamente que prefieras algo.

6. “No cuento con los conocimientos adecuados”

No hay problema, muévete y busca lo que necesites. Lee un libro. Lee 10 libros. Habla con tus amigos. Consigue un trabajo a tiempo parcial en una pequeña compañia o en un sector totalmente diferente. Busca a alguien que se dedique a lo que tú quieres y ofrécete de voluntario para trabajar sin cobrar nada, a cambio de la posibilidad de aprender. ¿Suena demasiado duro?, ¿demasiado alto el valor a pagar? o ¿simplemente no es justo?. Entonces, deberás que asumir que jamás lograrás tener esas cualidades o capacidades – y deja de quejarte. Las cualidades y los conocimientos hay que ganárselos, no se regalan. Tienes que ir a ganárterlos.

7. “No parece que me vaya a aparecer ninguna enorme idea

Soñar con lograr algo innovador es muy, muy difícil. Tratar de convertir algo que ya existe es muy, muy fácil. Simplemente debes fijarte en todo lo que te rodea, y detenerte en todo aquello que no funcione bien, que sea demasiado caro, que haga perder el tiempo … Encontrarás montones de problemas. Las respuestas a esos problemas son las ideas. “Algo innovador” resulta complicado de imaginar. “Algo mejorado” es mucho mas fácil. La totalidad de las industrias se basan en “mejorar”, no en “innovar”.

8. “Me parece demasiado arriesgado”

Hoy en día, uno es apto de recuperarse de cualquier riesgo. Con el tiempo es factible superar casi cualquier contratiempo, equivocación o fracaso, y resurgir mas fuerte, con mas destreza y preferible equipado para tener triunfo la próxima vez. Si jamás intentas nada, con lo único que terminarás es con remordimientos. Cuando te sientas mayor y que ya lo has hecho todo en la vida, y vuelvas la vista atrás, y te preguntes: “¿qué habría pasado si yo hubiera …?”. Puede que ese sea el único riesgo que jamás deberías correr.

9. “No soy el tipo de persona a la que le vaya todo eso”

No es cierto. Lo que ocurre es que eres demasiado cómodo para crear el trabajo sucio. Todo emprendedor que ha obtenido triunfar, lo ha hecho porque se ha elevado las mangas y se ha puesto manos a la obra, a la par de los demás. (Esa es una de las deducciones por las que han llegado tan lejos). No se solicita ninguna cualidad innata para operar un negocio. Todo lo que necesita es autodisciplina.

10. “Tengo que permanecer a que llegue el instante perfecto”

Ese instante jamás llegará. Lo que debes crear es poner todo tu esfuerzo. Entonces detenerte y reflexionar, y si consideras que el efecto será notablemente preferible si te esfuerzas un poco más, adelante. Y seguidamente, efectuar ajustes y mejoras basándote en la información que te entregan las únicas individuos cuya opinion realmente importa: tus clientes.

11. “Tengo una enorme idea … sin embargo nadie me apoya”

Las enormes ideas pueden describirse en escasas palabras. Los enormes productos pueden describirse en escasas palabras. Cuando nadie parece captar tu idea, la unica persona que se equivoca eres tú. Deja tu orgullo y tu “exclusivo punto de vista” a un lado y intenta de indagar dónde has fallado.

12 “Parece demasiado duro”

Los trayectos largos son duros. Cada uno de los pasos resulta fácil. No se puede lograr una meta ambiciosa de la noche a la mañana, sin embargo se pueden ir haciendo diminutos avances, por diminutos que sean, hacia tu objetivo. Si te paras a pensar en el final del trayecto y en todo lo que implica el largo recorrido, jamás empezarás.

13. “Me sentiré fatal si fracaso”

Fracasar puede hacerte sentir cierto bochorno ante los demás. Si fracasas darás qué hablar a unos cuantos. Pero esos cuantos son las mismas individuos que jamás se atreverían a intentar algo por ellos mismos. Así que no deberían importarte. Por otro lado, además habrá un montón de masa que te respetará por haber dado ese paso, que se sentirán identificados contigo. Y todos ellos te entenderán y animarán porque saben lo que significa intentar algo y fracasar, para después regresar a intentarlo. Se intenta de aquellas individuos que viven segun sus propias circunstancias, se intenta de los emprendedores.

Territorio Pyme


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario