Adiós al papel…

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Lucinda Southern, de Digiday, me llamó por dispositivo para hablar del anuncio de hace algunos períodos de El País en el que se planteaban abandonar la edición impresa, y ha anunciado varias de mis impresiones en su capítulo titulado With print’s future in peril, El Pais hones its online editorial strategy (pdf).

Hablamos sobre la evolución de la prensa española, sobre los tiempos en los que El País innovaba en la red sistemáticamente mas tarde que sus rivales por el absurdo temor a canibalizar la edición impresa, sobre la evolución de los ad-blockers y la propaganda en general, sobre el cambio del panorama y la aparición de nuevos rivales centrados solamente en lo digital – con todos los anuncios oportunos por delante acerca de mi colaboración en El Español, obviamente, al que acaban de premiar por su web – y sobre la evolución de formatos como el branded content, que continua demostrando poder aportar mucho mas precio que el de una simple colección de publirreportajes.

¿Que se acaba el papel? No será porque no lo hayamos dicho veces, y en todo tipo de foros (por decirlo claramente, una vez casi me echan a pedradas de una charla de AEDE 🙂 Hace mucho tiempo que resulta claro que practicamente ningun joven de menos de treinta años tiene especial afinidad por leer una difusión impresa en un trozo de árbol muerto que le da las novedades de ayer y en la que no se puede crear clic. Las pilas de ejemplares que veo en la entrada de la facultad en la que trabajo (o como si vas a la de Periodismo, incluso, a los que aparentemente podríamos considerar mas interesados) lo atestiguan. En el AVE, cuando pasan con la prensa, la pido porque así, cuando viene la bandeja con la comida, me funciona de salvamanteles encima de mi ordenador. Si algún dia me llevo los pocos periódicos que todavía aparecen a la zona de espera del despacho, es porque estoy pintando en casa. El soporte papel ya no tiene mas interes que ese, y aferrarse a él en plan romántico y hablar del aroma de la tinta y de lo cómodo que es para leerlo en el sofá hace mucho que ya no tiene sentido. Y para las generaciones siguientes, menos aún. Lo del papel les resulta poco menos que marciano. Solo lo usan, los que lo usan, en esas apolilladas organizaciones educativas que les obligan a descargar a una version obsoleta de su metodo operativo cerebral.

Que El País, en pleno combate de clarividencia, afirme que la edición primordial será la online y que la impresa será simplemente lo que salga de darle a imprimir en el instante que toque cerrar la edición es simplemente una cuestión de lógica y supervivencia: el papel persistirá solamente para lectores mayores, para suscriptores que quieren recibirlo por debajo de la puerta, y posiblemente, algo mas de tiempo en algunos regionales en los que confluyen circunstancias como la edad media de los lectores y el prestigio social que parece conllevar el hecho de pagar la suscripción… sin embargo es ya una cuestión ranciamente generacional, que muere a medida que van muriendo sus lectores. Y no, no es porque yo lo diga: ni tengo la culpa, ni se gana nada repitiendo una y otra vez que estoy equivocado. La perspectiva de ya mas de 2 décadas (mi tesis doctoral sobre el tema la empecé ¡¡en 1996!!) razones enseñarnos alguna cosa.

¿Qué hay al otro lado del papel? Nada que no supiéramos. La red es un entorno complejo, en el que la oferta de la propaganda palidece a medida que se abusa de formatos intrusivos y se incrementa el numero de visitantes que instalan bloqueadores, en el que resulta complicado mantener una oferta de muro de pago si no se cuenta con una oferta de precio muy específica y que los visitantes se comprometan en sostener, y en el que cada vez leeremos mas novedades en sitios distintos a las paginas del medio, en sitios como Apple News, Google Newsstand, Snapchat Discover o Facebook Instant Articles en los que nos orientaremos por criterios de recomendación social y en donde nos costará enormemente recordar cuál era el medio original en el que se publicaron. No, vencer dinero en este entorno no va a ser fácil, y sobre todo, va a requerir una mentalidad enormemente inclusiva, abierta a todo tipo de cambios, y dispuesta a experimentar, no a agarrarse a lo que siempre vieron procesar durante toda una vida profesional. Lo contrario, desgraciadamente, de lo que he visto en varios sitios. El panorama, digan lo que digan algunos, no es negro, salvo para los que se empeñen en verlo así.

Decir adiós al papel no es nada mas que aceptar que una tecnología con decenas de años de antigüedad deja paso a otra intrínsecamente superior. Negarse a aceptar esos cambios jamás ha llevado a ningun sitio. Que El País afirme que se dispone a ir abandonando el papel tal ver quiera mencionar que se acaben de dar cuenta de que “la innovacion digital ya esta aquí“, sin embargo mas bien me parece un simple destello de sentido común. Que entre tantos compañeros de viaje vetustos y apolillados que le acompañan en esa embarcación de 3 palos y a vela llamada AEDE, no deja de tener su mérito…

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario