Bitcoin: el futuro no era esto

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

A medida que la cotización del bitcoin va alcanzando nuevos récords en una espiral alcista sin precedentes y que las barreras psicológicas sobre su valor van dinamitándose con escasos días de diferencia, esta surgiendo una corriente de escepticismo muy razonable que enfoca especialmente a una cuestión: esta no era la idea. El bitcoin nació para sustituir a una empresa financiera encargado de muchísimos problemas y crisis cíclicas, para producir un metodo mejor, mas justo y menos especulativo, sin embargo en lugar de eso, la ha replicado, con todos sus males en edición corregida y aumentada.

Gracias al bitcoin, ahora tenemos un metodo en el que se calcula que unas mil personas, los llamados bitcoin whales, poseen en torno al 40% del total del dinero en circulación en el mundo, gigantes e incalculables fortunas en manos no de quien mas precio ha sabido crear, sino simplemente, del que supo ser mas espabilado, estuvo en la circuntancia de asumir mas riesgos, o tuvo camino a preferible información. La pregunta es clara: ¿qué aporta a la economía la adopción de una nueva moneda que otorga un grande beneficio al que mas tenía, porque sencillamente, estaba en una circuntancia mas adecuada para asumir un riesgo mayor? ¿Tiene sentido fiar la distribucion de la nueva moneda a mecanismos como ese? Si hace años tuviste la inspiración de probar una tecnología prometedora y no te has olvidado de tus documentos de acceso, es factible que ahora, de la noche a la mañana, seas virtualmente millonario… ¿por qué? ¿Realmente has hecho algo que tenga algún mérito, que añada algún precio a alguien o que merezca que pases a tener unos privilegios y un nivel de vida muy por encima del grueso de la sociedad?

El fundador de Coinbase, convertida en la app mas famoso en los Estados Unidos por numero de descargas, envía un sms a toda su base de visitantes reclamando sentido común y responsabilidad en sus inversiones, en lo que parece ya una fiebre del oro demencial y absurda, de idiotas corriendo para hacerse con algo que les han dicho que vale mucho por deducciones que no acaban de entender. Robos de volúmenes obscenos que permanecen impunes por una ausencia total de regulación, volatilidades inasumibles y comisiones por intervención superiores a los veinte dólares, y un esquema operativo totalmente ineficiente que podría dar al traste con todas las tacticas diseñadas para un futuro de energías limpias y sostenibles. Los problemas que el bitcoin se suponía que iba a arreglar, exagerados y convertidos en una economía sin pies ni cabeza, en manos de muy pocos con capacidad para manipularla a su antojo. Los nuevos aristócratas no son los favorecidos por el rey ni por el papa, sino los que en un instante dado, estuvieron en una preferible circuntancia para arriesgar una parte de su dinero en un nuevo metodo que pocos podían entender.

Una burbuja sin precedentes, que muchos, no obstante, prefieren justificar echando la vista atrás y argumentando que la burbuja anterior, la de las puntocom, nos dejó, después de un período de regularización de pocos años, la internet(www) que hoy en dia sabemos y utilizamos. No, no es lo mismo. La burbuja de internet(www) eran individuos de cualquier condición que de repente veían un entorno en el que se podía emprender sin las limitaciones que existían en el tradicional, que se arriesgaban gracias a un metodo en el que se primaba la capacidad para ver el futuro, y en el que cualquiera que tuviese una buena idea y capacidad para desarrollarla podía entrar razonablemente a fondos de una sociedad de inversores que estaban dispuestos a financiarla. El igual de los nuevos millonarios del bitcoin no son los empresarios puntocom que empezaron compañías, sino los aprovechados domainers que, sin agregar ni un ápice de precio a nada, se dedicaron a secuestrar y especular con nombres de dominio como si no hubiese un mañana para, posteriormente, extorsionar a verdaderos empresarios con precios abusivos.

Blockchain es un esquema interesantísimo, con un layout enormemente elegante, y con la capacidad de solucionar algunos de los problemas mas evidentes que aquejaban a los sistemas transaccionales. Hasta ahí, de acuerdo. Pero es muy factible que la oferta de precio diseñada originalmente por Satoshi Nakamoto, quien o quienes diablos sea o sean, se haya tirado por la borda por culpa de un esquema de adopción demencial, sin sentido, sin ningun tipo de lógica y esencialmente antidemocrático, que favorece la consolidación de enormes fortunas y la centralización de la riqueza en manos de unos pocos elegidos con un criterio absurdo. Si esa es la consecuencia de bitcoin, mucho me temo que su fundador o creadores, convertidos en tristes imitadores del aprendiz de mago que no sabe como manejar su invento, no estarán demasiado orgullosos.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario