China y la velocidad del… ¿progreso?

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Soy consciente de que en situaciones vuelvo sobre algunos temas de forma cuasi-obsesiva, y el desarrollo de China en la era tecnológica es uno de ellos: cuando veo nuevos componentes que agregan documentos a cosas que he explicado anteriormente, no puedo eludir regresar a plantear una reflexión sobre ellos.

Algunas novedades recientes aceptan agregar a lo explicado recientemente sobre los experimentos sociales de China en la provincia de Xinjiang con la monitorización total y extensiva de su población, y sobre todo, dan una idea de la rapidez con la que los cambios se están produciendo en el grande asiático: WeChat, el metodo de mensajería fugaz inventado por Tencent, avanza para convertirse en el procedimiento de identificación electronica oficialmente adoptado en el país, con el que poder crear absolutamente de todo, desde intercambiar mensajes hasta pagar, pasando por alquilar vehículos, hallar individuos a tu alrededor, pagar facturas, recargar tu smartphone, encargar comida, solicitar una cita con un médico, solicitar un visado, consultar registros gubernamentales, etc.

La idea la conocíamos todos los que de forma regular viajamos a China o mantenemos contacto con individuos que lo hacen: el avance de WeChat para convertirse en la auténtica tool para todo llamaba cada vez mas la atención, con todo lo que ello conlleva a la hora de definir tanto lo que se puede como lo que no se puede hacer: la version de WeChat esta totalmente monitorizada por el gobierno, y son multiples los casos en los que se han registrado detenciones o encarcelamientos derivados de opiniones expuestas a través de la herramienta. Ahora, al maximizar cada vez mas su papel, WeChat pasa a ser la auténtica tool de dominio ciudadano: todo lo que hagas será popular y registrado por el gobierno, que alimentará con ello un social credit system de todos sus ciudadanos. El uso de WeChat para este tipo de características se vende, en principio, como un metodo para disminuir problemas derivados, por ejemplo, del fraude en la red, al reforzar los sistemas de identidad con su propia tecnología de reconocimiento facial, sin embargo a nadie escapan las poderosos y obvias connotaciones que tiene como metodo de control.

Al mismo tiempo, lo que en su dia fue el llamado 50cent army, la grande legión de comentaristas y supervisores en la red reclutados y pagados por el gobierno para verter opiniones favorables al partido y para reconocer potenciales disidentes, ha sido progresivamente sustituido por individuos que ya no exigen ser pagadas, como afirmaba el tópico, a cincuenta céntimos por entrada. Ahora, contamos de jóvenes nacionalistas que no actúan por dinero, sino por pasión, por convencimiento pleno y orgullo nacional, un ejército infinitamente mas amenazador que cuando estaba compuesto simplemente por mercenarios que recurrían a esa version para ganarse la vida. Un ejército de trolls convencidos, enfervorecidos y dispuestos a crear lo que haga falta para preservar el honor de su país y sus líderes, una verdadera guardia nacional en la red. Varios de mis alumnos o popular chinos me han explicado acerca de este cambio, y de como la juventud china, nacida y crecida en un régimen que impone un severo dominio a las opiniones y al pensamiento, se han transformado en defensores de cuestiones como la censura: cuando el gobierno declara la prohibición de las VPN, su mayor dilema no es el que se impida su camino a contenidos sobre democracia o derechos fundamentales, sobre los que no tienen la mas mínima curiosidad ni interés, sino el no poder entrar a paginas con historias sobre algunos de sus ídolos occidentales.

Todo ello, en un país que además de recorrer cada vez con paso mas firme de cara a las tecnologias del futuro, se dedica a edificar el futuro totalmente por su cuenta, copiando y versionando descaradamente las ideas que le parecen interesantes, e impidiendo el camino de la competencia extranjera a su mercado, con el fin de entregar una sólida base a las compañías bajo su control, que después salen de China a la reconquista del resto del mundo. Sí, el acrónimo BAT que identifica a Baidu, Alibaba y Tencent, las 3 compañías mas importantes en la internet(www) china, es todavía mucho menos popular que GAFA (Google, Apple, Facebook® y Amazon), sin embargo para nada menos significativo o con menos proyección de futuro. China no tiene ningun interes en virar hacia un nivel de democracia mayor, sus ciudadanos tampoco parecen tenerlo, y esta construyendo un metodo próspero y floreciente que niega algunos de los componentes importantes y básicos en el planeta occidental. En el ascenso al liderazgo internacional de China hay varios aspectos que deberían preocuparnos seriamente, a poco que tengamos una mínima conciencia de la importancia de cuestiones como la democracia o los derechos fundamentales. Y a la rapidez que va China, cada dia más.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario