Cómo pasar de ser jefe a líder de alto rendimiento

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El esquema del jefe, típico de la era industrial y post(noticia) industrial, da paso al líder empoderado y que, a su vez, inspira y lleva a su preferible nivel a los equipos.

Las instituciones de todo tipo, hoy, exigen de líderes. Los jefes parecen quedar en el pasado, arrumbados varias veces en la rutina y modalidades operativas que no condicen con las necesidades actuales. Esto implica que, para mantenerse vigentes, es imprescindible convertir este paradigma acerca de la conducción de personas.

El esquema del jefe, típico de la era industrial y post(noticia) industrial, da paso al líder empoderado y que, a su vez, inspira y lleva a su preferible nivel a los equipos.

Pensando en las posiciones de trabajo que puedas tener en cualquier tipo de organización, sin importar su tamaño, es significativo reflexionar tu forma de accionar si estás al frente de la gestión de personas.

¿Eres director o un líder?

Una distinción elemental es saber que un jefe es puesto por la cúpula de una organización, designado. Mientras que un líder va construyendo y ganando ese espacio mientras trabaja entre y junto a las personas.

Por eso, el prototipo tradicional de director no sirve más. Para crear una distinción rápida entre jefes o líderes, repasa estos conceptos:

Jefe: manda a las personas. Suele inspirar miedo. Dice “Yo” y “Mi empresa” todo el tiempo. Se preocupa por las cosas. Presume de los éxitos. Tiene empleados y en su rutina, todo es urgente.

Líder: tiene cualidades diferentes. Es la nueva generación de conducción de equipos. Un líder aconseja, guía, inspira entusiasmo. Es sólido en su conocimiento. Habla integrando e incorporando a todos, dice “nosotros” y “nuestra empresa”. Se preocupa por las personas, también del desenvolvimiento del negocio. Comparte los éxitos y no se los apropia. Conforma un dispositivo de trabajo, y reparte las actividades de la preferible forma posible, buscando crear el potencial de cada persona.

8 funciones para un liderazgo de excelencia

1. Empatía. El líder moderno sabe ponerse en el lugar de los demás. Mira las ocasiones y problemas desde distintos perspectivas; consulta y pide ayuda en la toma de decisiones.

2. Como tiene facilidad y le gusta trabajar en equipo, se esfuerza por ajustar su personalidad a lo que necesita cada persona. Los potencia, y los demás sienten que se potencian cuando tienen actividades juntos.

3. Las instituciones de hoy exigen de mentes y corazones flexibles. El planeta cambia vertiginosamente, y aquel que, en posiciones encumbradas, no pueda adaptarse, de forma automatica queda fuera del planeta productivo.

4. Un rasgo muy llamativo es que puede controlar sentimientos y lo que le sucede interiormente. Y, al mismo tiempo, independientemente de que sabe tomar decisiones difíciles, es congruente entre lo que piensa, dice y hace. En esto basa su credibilidad y reputación.

5. Inteligencia emocional. Anhelo un futuro donde, desde el nivel inicial de educación, se nos enseñe, también de lo habitual, 2 cosas esenciales: gestión de las emociones y cualidades de oratoria y comunicación. El planeta será otro. La inteligencia emocional del líder nace de su propia investigación interna. Desde allí, hace insights y toma de consciencia muy profundos, que, luego, maneja como tools para su evolución permanente, y la transformación de sus equipos y entornos.

6. Excelencia en gestión. No sólo dirige, administra y conduce equipos de alto rendimiento, sino que es sumamente organizado, atraviesa los puntos claves y retos de cualquier tipo, sin perder de vista el objetivo final.

7. Incluye a las personas. No discrimina y no tiene preconceptos sobre diferencias raciales, sexuales, religiosas o de capacidades diferentes. Además, posee un resistente sentido social, por lo que su labor la proyecta mas allá del trabajo cotidiano y los logros de empresa: tiene un plan para dejar su huella y legado, independientemente del lugar que ocupe.

8. Atrae, ilumina, guia y orienta a las personas. Es agradable, sin caer en ser edulcorado todo el tiempo. Sabe ejercer firmeza con calidez.

Tres preguntas poderosas para finalizar: ¿En qué lugar estas hoy: director o líder? ¿Eres el líder de tu propia empresa: que es tu propia vida y carrera? ¿Qué podrias crear para optimizar de inmediato, paso a paso?

Daniel Colombo. Con mas de 30 años de experiencia, desde sus comienzos en radio a los ocho años, es comunicador profesional, escritor y coach especializado en desarrollo de carrera y alta gerencia. Ha sido Gerente de Marketing y Comunicaciones en industrias multinacionales y argentinas; fundador de emisoras de radio, canales de TV (incluyendo conocidos marcas a nivel global), periódicos, portales, y director de su propia consultora de comunicacion en Argentina durante 20 años. Tiene 14 libros publicados. Entrena voceros en motivación, liderazgo y espiritualidad en la empresa; es un identificado líder en formación en media-coaching, oratoria y comunicacion estratégica. Ha realizado mas de 2500 proyectos para todo tipo de marcas, beneficios y gobiernos, y dictado mas de 500 conferencias, talleres y workshops en 18 países.
www.facebook.com/DanielColomboComunidad
@danielcolombopr

La entrada Cómo suceder de ser director a líder de alto rendimiento muestra 1° en Emprendedores.News.


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario