David Roberts predice el fin de las universidades

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Roberts, maestro en innovación y socio de Singularity University, la facultad de Silicon Valley, cree que la certificación ya no es útil.

Cuando David Roberts era pequeño, su padre le contó que Thomas Edison había hecho mucho mas por la sociedad con el descubrimiento de la lámpara que cualquier político en la historia. Esa idea marcó su camino. Roberts es uno de los mayores maestros en tecnología disruptiva del planeta y además uno de los rostros mas famosos de Singularity University, la facultad de Silicon Valley creada en 2009 con el apoyo de la NASA y de Google.

Roberts considera que el negocio de las universidades tiene los días contados y que solo sobrevivirán aquellas que tengan una enorme marca detrás. Singularity University ha roto con el prototipo de certificación; no expide títulos ni existen los créditos. Su único objetivo es formar líderes capaces de innovar y atreverse a romper las reglas para lograr el ambicioso desafío que se ha marcado la facultad desde su creación.

Sus alumnos están llamados a usar la tecnología para resolver los doce enormes retos del planeta: alimentar a toda la población, garantizar el camino al agua potable, la educación para todos, la energía sostenible o proteger el Medio Ambiente, entre otros. Todo en menos de 20 años.

Roberts atiende a EL PAÍS en la Oslo Innovation Week, un encuentro preparado por el gobierno noruego estos días para descubrir las nuevas tendencias en innovación que están evolucionado la economía.

Pregunta. En Singularity University (SU) los cursos no están acreditados. Eso quiere mencionar que están rompiendo con los títulos oficiales. Las universidades y los gobiernos crean negocio con ello. ¿Cree que están dispuestos a convertir el modelo?

Respuesta. No, no creo que estén abiertas a transformarse. Estos años estamos viendo la mayor disrupción de la historia en la educación y la mentalidad usual ante estas transformaciones tan radicales suele ser la de pensar que lo anterior es mejor. Sucedió en el comercio norteamericano cuando aparecieron los autos japoneses; eran mas baratos y todos pensaban que de peor calidad, hasta que se demostró que eran mejores. Con la educación va a suceder lo mismo; las enormes universidades no quieren brindar sus contenidos online porque sospechan que la destreza de los alumnos será peor, que no hay nada que pueda igualar el cara a cara con el profesor en el aula. Mientras ignoran la innovacion que esta sucediendo fuera, la destreza de aprendizaje online irá mejorando.

Los aplicaciones académicos cerrados y la acreditación ya no tienen sentido porque en los 5 años que suele durar los grados los conocimientos se permanecen obsoletos. Nosotros no ofrecemos grados ni créditos porque el contenido que enseñamos cambia cada año.

P. ¿Hay alguna plataforma de aprendizaje online que este destacando sobre las demás?

R. Udacity. En 2011 el profesor de la Universidad de Stanford Sebastian Thrun, el preferible maestro en Inteligencia Artificial de los Estados Unidos, se planteó impartir uno de sus cursos en Internet, gratis(libre) y para todo el mundo. Casi 160.000 estudiantes de mas de 190 paises se apuntaron y el porcentaje de alumnos que consiguio una A (un sobresaliente) fue superior al de las clases presenciales. Thrun dejó Stanford y montó Udacity, donde ha construido una metodología de enseñanza completamente nueva. Además, ha inventado un nuevo prototipo de negocio: si terminas el curso a tiempo te devuelven tu dinero y si no consigues un trabajo 3 períodos después, también. ¿Te imaginas esto en una facultad tradicional? Las únicas universidades que van a perdurar son las que tienen una enorme marca detrás, como Harvard o Stanford, o en el caso de España las mejores escuelas de negocios. Las marcas dan caché y eso significa algo para el mundo. El resto, van a desaparecer.

P. Uno de los aplicaciones que promete SU, el Executive Program, cuesta 14.000 dolares (unos 12.800 euros) y tiene una duración de seis días. Ese valor se aleja suficiente de uno de sus retos: la educación asequible para todos.

R. La nuestra es una facultad excepcional. No se intenta solo de adquirir información o estudiar algo muy específico online, como sucede, por ejemplo, con Khan Academy. Nosotros vamos mas allá. Ofrecemos una destreza que cambia tu mentalidad, que transforma a la masa y cuando se marchan no vuelven a ser los mismos. A mí me sucedió. Unos años después del 11-S me puse a disposición del Gobierno y me incorporé como oficial de las fuerzas aéreas. Cuando escuché que querían inventar una facultad para resolver los enormes problemas del mundo, tuve claro que participaría. Y lo hice; 1° como estudiante y después como vicepresidente y jefe del Global Solutions Program.

Allí te das cuenta de que la vida es corta y de que podrias inventar cosas ordinarias o extraordinarias. Cuando estás en clase con otras personas, empiezas a ofrecerte cuenta del potencial que tienes, tu visión de ti mismo y de futuro cambia. No llegas a ese punto con el procedimiento usual de recibir información únicamente.

P. ¿Cuál es hoy es primordial dilema de la educación?

R. La educación se ha roto. Hemos enseñado a la masa de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos aumentado en ese sistema, creemos que es normal, sin embargo es una locura. Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas basicas para poder inventar cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que educar tools que ayuden a las individuos a tener una vida gratificante, agradable y que les llene.

Algunos son afortunados de tener unos padres que les entregan eso, sin embargo la totalidad no. Los aplicaciones académicos están muy controlados porque los gobiernos quieren un prototipo estándar y sospechan que los exámenes son una buena forma de conseguirlo. Otro de los enormes dramas es la falta de personalización en las aulas.

Cuando un profesor habla, para algunos alumnos irá demasiado rápido, para otros muy despacio y para cuatro a la rapidez idónea.

Luego les evalúan y su curva de aprendizaje no importa, les aceleran al próximo curso. Hoy entendemos que si nos adaptamos a los distintos tipos de inteligencias, el 98% de los alumnos obtendrán el preferible resultado.

P. ¿Qué materias deberían ser imprescindibles?

R. La idea de estudiar mucho, solo por si algún dia hace falta, es absurda. Quizás deberíamos sustituir la idea de educación por la de aprendizaje y permitir que la masa aprenda en tiempo real, segun sus necesidades. El verdadero propósito de la escuela razones ser inventar curiosidad, masa hambrienta de aprender, ahí es donde los profesores tienen que ser buenos.

Las cualidades emocionales van a jugar un papel muy significativo en la nueva economía.

Pongo un ejemplo. Los conductores de Uber en Estados Unidos son puntuados por los visitantes de uno a cinco. Si alguno de los conductores tiene menos de 4,6 o mas de 3 opiniones negativas, directamente se le saca de la plataforma. Lo mismo sucede con los usuarios, si tienen menos de 4,6, ningun conductor les recogerá. ¿Quién me enseña hoy a ser honesto, íntegro y a tener compasión?

Lee la nota termina acá

Ana Torres Menárguez
El País

La entrada David Roberts predice el fin de las universidades muestra 1° en Emprendedores.News.


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario