Didi se une a la carrera por el taxi autónomo

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El grande chino de las apps de transporte, Didi, llevó a cabo una presentación el pasado viernes nueve del estado de su tecnología de conducción autónoma, en un circuito organizado para ello cerca de Shanghai usando vehículos Qoros 5 de fabricación china adaptados con tecnología de la propia Didi en la fábrica que la compañia automovilística tiene en Changshu, a unos 80 kilómetros de Shanghai.

La revelación interesante, sin embargo, surgió ayer domingo, cuando fuentes de la compañia apuntaron que las pruebas con 2 de esos vehículos llevaban, en realidad, varios períodos llevándose a cabo en condiciones de trafico real, lo que sitúa a Didi en un nivel de progreso en este sentido muy superior a lo esperado. Aunque la compañia posee unas instalaciones para el desarrollo de vehículos autónomos en Mountain View a las que ha incorporado a Charlie Miller, el popular especialista que llevó a cabo el hackeo de un Jeep en marcha en julio de 2015 con un periodista de la revista Wired al volante, se desconocía que sus desarrollos tuviesen ya el nivel de madurez bastante como para llevar a cabo pruebas en trafico real.

¿Qué significa que Didi tenga ya vehículos listos para conducir autónomamente en condiciones de trafico real, y que haya estado haciéndolo ya durante varios meses? Simplemente, que la fortísima expansión de las compañías de ride-sharing en el planeta se va a cambiar en uno de los primordiales factores que facilitarán la venida del automóvil autónomo. Compañías como Uber, cuyo CEO ya ha publicado que sus vehículos autónomos estarán totalmente operativos (no en pruebas) en las calles el siguiente año 2019 (y en 2023, además, taxis voladores), Grab, radicada en Singapur, que asegura que los obtendrá en marcha antes de 2022, y a las que ahora se une la china Didi, precisan del desarrollo de la tecnología de conducción autónoma para justificar unas valoraciones que no serían potenciales con la estructura de costos que tienen recientemente salvo que eliminemos al conductor. Hablamos de compañías muy grandes, con banqueros muy potentes, en absoluto dadas a la deducción o a la fantasía, y que además, poseen el elemento elemental imprescindible para poner el metodo en marcha: varios millones de desplazamientos al dia para poner a prueba sus sistemas y enseñar sus algoritmos en todo tipo de situaciones.

El juicio entre Waymo y Uber por apropiación de tecnología terminó el pasado viernes con un convenio extrajudicial que acepta a Google® hacerse con un 0.34% de las acciones de Uber para agregar a los casi $ 250,000 que ya poseía, y que subraya las impresionantes cualidades negociadoras de Dara Khosrowshahi, el CEO que sustituyó al agresivo Travis Kalanick y que esta llevando a cabo un grande cambio cultural en la compañía. En varios sentidos, el final de juicio abre una nueva fase en el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma, con una Uber que puede regresar a recorrer en el tema con sus Volvo XC90 sin miedo a ser castigada por los tribunales, una Waymo que ya tiene ya sus flotas de Chrysler Pacifica circulando sin conductor de protección en algunas ciudades norteamericanas, y una lista de competidores, algunos provenientes de directivos anteriormente en la compañía, que aseguran un resistente dinamismo del segmento.

Digan lo que digan los escépticos con sus plazos a veinte años, esto ya esta aquí.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario