Drones… con los pies en la tierra

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

En los últimos tiempos, nos hemos acostumbrado a la frase “dron” como igual de “vehículo aéreo no tripulado”, y hemos presenciado su transición desde los usos militares, a un uso mas relacionado a la logística, a la perspectiva de que uno de esos artefactos nos deje lo que hemos comprado a través de internet(www) en la puerta de nuestra home o en nuestra azotea. El anuncio de Amazon Prime Air el 1 de diciembre de 2013 funcionó como una auténtica llamada a la expansión del concepto de uso experto de estos aparatos, al tiempo que su progresivo abaratamiento para el uso recreativo las convertía en el regalo estrella de las navidades y generaba auténticos quebraderos de cabeza a las administraciones.

Pero ¿y si el futuro de la logística no tuviese tanto que visualizar con vehículos autónomos que vuelan, y sí mas con los que simplemente circulan por la calle, con sus ruedas sólidamente apoyadas sobre el suelo? En la imagen, un robot de reparto de Starship Technologies, una creación de 2 de los fundadores originales de Skype, Janus Friis y Ahti Heinla, apto de llevar el peso igual de un par de bolsas de supermercado – hasta unos 18 kilos – en un receptáculo cerrado seguro, y equipado con 9 cámaras, audio bidireccional y GPS.

La idea es llevar a cabo el reparto de mercancías en ventanas de entre 5 minutos y media hora desde almacenes locales o tiendas de proximidad, de forma que el usuario puede elegir en qué instante quiere recibir el envío, visualizar los datos de distancia y de tiempo estimado de llegada, y continuar como el robot se acerca a su domicilio mediante una app y le avisa de su llegada. Todo lo que hay que crear es acercarse a la puerta para abrir el receptáculo mediante un PIN incluido en la app, y recoger su compra. La idea es ser capaces de brindar un reparto 24/7, con un costo inferior a un dólar por envío, entre 5 y quince veces menos que el reparto mediante personas, en vecindarios que habrían sido previamente mapeados en alta dimensión identificando intersecciones y potenciales obstáculos, y navegando mediante radar y cámaras, eludiendo los aún costosos sistemas LiDAR.

El robot circula a un máximo de 6.5 Km/h, tiene un rango de reparto de algo mas de 3 kilómetros, cuenta con sistemas de detección de obstáculos, personas, etc. y se comporta de forma “educada”, apartándose para dejar paso, o con la oportunidad de que un operador, en un centro logístico, pueda participar de forma fluida en una conversación con las individuos que estén cerca del robot viendo las fotografias de sus cámaras, o avisar a las autoridades en caso de que sean atacados. El motor que propulsa sus seis ruedas es eléctrico, consume tan solo 50 vatios, y se enchufa a su base de recarga cuando un algoritmo lo estima necesario.

La compañía, situada en ese tech hub en el que se ha transformado Estonia, lleva ya algunas rondas de prototipado, unos 6,500 km recorridos, y se ha hallado ya en su acceso con unas 400,000 personas, de las cuales la mayoría, entre un 60% y un 65% se han presentado practicamente indiferentes a su paso. Tras un primer anuncio del producto a principios de noviembre de 2015, ahora esperan comenzar ya pruebas de reparto en circunstancias reales en Washington D.C. este siguiente septiembre, con unos 5 prototipos circulando. Por el momento, no se espera que opere en el centro de las ciudades, sujetos a demasiadas complicaciones, sino en áreas residenciales periféricas menos densas.

¿Se convertirán este tipo de robots en una parte normal de la vida en las ciudades, con los que nos cruzamos por las aceras? ¿Serán capaces de sacar los ahorros planeados si, de forma habitual, un humano tiene que estar supervisando cada uno de sus desplazamientos para tener la oportunidad de intervenir en caso de complicaciones? ¿Serán robados a las primeras de cambio para hacerse con su carga, desmontarlos y vender las piezas?

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario