El bot como interfaz preferida

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El desarrollo de bots para practicamente todas las actividades imaginables continua avanzando, a medida que las tools de creación se crean mas sencillas y mas entornos conversacionales se configuran como plataformas para su explotación.

A pioneros de este renacer de los bots como Kik y su fortísimo desarrollo se unieron inmediatamente Facebook, Telegram, Microsoft, Twitter y varios otros para dar lugar a una circuntancia interesantísima: los bots están pasando de tener una connotación de ahorro de interacción humana, de recurso para la reducción de costes, a ser una prestación que no solo no se intenta de esconder ante los usuarios, sino que estos inclusive exploran activamente porque prefieren las mejorías de ese tipo de interacciones automatizadas frente a la conversación con una persona: los bots como futuro de la interacción, sin embargo no porque sean mas baratos – que también – sino porque es mas cómodo e impone menos presión interaccionar con ellos para una variedad de actividades cada vez mas amplia.

Si no terminas de comprender la situación, confesaré que me he pasado toda la campaña electoral manteniendo una animada conversación con Politibot, un ensayo sobre Telegram que ha obtenido que me mantuviese mucho preferible informado sobre la evolución, los documentos y el analisis que rodeaba a la cita electoral que lo que anteriormente había obtenido ningun otro medio. Una interfaz conversacional con alternativas limitadas y, en ocasiones, un tanto desesperante, sin embargo apto de ofrecer toda una amplia batería de bienes atrayentes a quien no tiene temor de pedirlas porque sabe que no esta molestando a nadie con ello. El caso de Telegram resulta fundamentalmente interesante: mientras algunos se afanan por edificar bots que añadan valora la información política mediante interfaces conversacionales, los dinosaurios de siempre se empeñan en intentar cerrarla

Y es que también de hablar de política, tenemos ya bots para absolutamente cualquier cosa: trabajar sobre nuestro Tinder para seleccionarnos posibles citas, interaccionar con vuestro banco, exponer nuestro curriculum o hablar con Chiquito de la Calzada. Un chatbot jurista ha sido apto de aconsejar a visitantes como recurrir de forma incansable multas de estacionamiento en Londres y Nueva York hasta lograr que 160,000 de ellas fuesen apeladas de forma exitosa, cuestionando la labor de infinidad de compañías que se dedican a llevar a cabo este tipo de servicio con seres individuos que no crean mas que actividades totalmente mecanizadas. Los chatbots capaces de anticipar tus necesidades se configuran como el futuro de la búsqueda o como la evolución del servicio al cliente, y de nuevo, no con una visión simplemente de disminuir costes, sino de entregar un preferible servicio que los visitantes aprecian y prefieren frente a su opción humana. El vocacionalmente inutil Wally, de la tira cómica Dilbert, esta encantado ante la oportunidad de que sus correos y mensajes sean contestados por un bot.

Estamos ante un marcadísimo cambio de percepción: de bots molestos, torpes, pesados y odiados por unos visitantes que los veían planteados como un “no me molestes, habla con este trasto”, a bots capaces de entregar una interfaz interactiva intenso que acepta solucionar varias actividades de forma ventajosa, y que pueden convertirse en genuinas mejorías competitivas. Combinando esto con una generación que claramente prefiere esos canales de interacción a otros ejemplos clásicos, que adoran teclear y que no llaman por dispositivo a nadie salvo que se trate de una verdadera emergencia, la lógica del movimiento es completa. Cada vez mas bots, para cada vez mas tareas, y cada vez menos triviales y mas interesantes. Mucho mas allá de la simple automatización, y percibido, consecuentemente, de una forma totalmente distinto y ventajosa. Lo explicamos en su momento, pon un bot en tu vida. Si no lo pruebas, te será complicado comprender de qué estamos hablando…

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario