El dinero y las prisas

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Airbnb pone en marcha una nueva ronda de financiación con enormes inversores con el fin de levantar 750 millones de dólares, con un valor que eleva la valoración de la compañia desde los 25,500 millones de dolares del pasado año hasta los $ 30,000.

El objetivo de la compañia es financiar su expansión global y retener a empleados valiosos que tenían stock options, sin embargo retrasando lo mas factible su salida a bolsa. La tactica es parecido a la llevada a cabo por Uber, que ha levantado 10 mil millones de dolares a lo largo del último año y medio, igualmente con el fin de posponer todo lo factible el momento de saltar a los mercados.

Uber es, sin ningun género de dudas, la mayor compañia de transporte de individuos del mundo, muy por encima de ningun factible competidor, y con ambiciones de posicionarse mucho mas allá del transporte de personas, invadiendo industrias como la mensajería o la logística con su filosofía de Mobility as a Service (MaaS). Con Airbnb deberíamos pensar que contamos de la mayor compañia hotelera del mundo, muy por encima de una Hilton valorada en $ 22,470 millones que asegura no tener ningun miedo, de Marriott ($ 16,870 millones) o de Starwood ($ 12,540 millones), todas ellas con capitalizaciones bursátiles en evolución marcadamente descendente. ¿Qué sentido tiene posponer la salida a bolsa de compañías con valoraciones estratosféricas de algunas decenas de decenas de millones de dólares, que podrían precisamente usar los fondos conseguidos para suceder a una nueva resolución económica?

Muy posiblemente, el retraso se refiere, precisamente, a la obligación de definir precisamente los terminos en los cuales esas industrias desarrollan su actividad. En el caso de Uber, aparte de una permanente pelea con los reguladores que ya hace mucho tiempo que tiene todas las trazas de ganar, gracias especialmente a una flexibilidad que le acepta usar la fórmula adecuada en cada mercado, la primordial desconfianza surge con respecto al choque del automóvil autónomo: la compañia hace ya pruebas con su propia armada de automóviles Ford Fusion en Pittsburgh gracias a su alianza tecnológica con Carnegie Mellon, sin embargo es consciente que retirar a los conductores de la ecuación alteraría drásticamente el modelo, que pasaría de ser una plataforma tecnológica ligera que simplemente pone en contacto a conductores con viajeros, para suceder a ser una enorme armada en manos de la compañía. Las novedades desmentidas sobre enormes pedidos de vehículos a Daimler o a Tesla nos llevan a ver un futuro para la compañia totalmente diferente, en el que no tendría que crear frente al primordial componente del costo de sus operaciones, los conductores, sin embargo entraría en un negocio complejo sujeto a elevados costos fijos y a necesidades como el mantenimiento, algo que obligaría a todos los inversores con posiciones en la compañia a, como mínimo, rehacer y reevaluar sus números.

En el caso de Airbnb, contamos de una lucha legítimo que parece estar en sus inicios: la venida de potenciales leyes restrictivas tanto en Nueva York como en su ciudad natal, San Francisco, que ha llevado a la compañia inclusive a contraatacar con una demanda que, segun los expertos, podría tener bastantes oportunidades de ganar. Pero indudablemente, contamos de una contingencia legítimo que podría producir inquietudes y asustar a potenciales inversores en una hipotética salida a bolsa, con todo lo que ello conlleva.

Dos de las industrias llamadas a ser actores fundamentales en la economía del futuro se revelan pacientes a la hora de salir a bolsa, alimentadas también por la oportunidad claro de salir al comercio de inversión, expandir la mano y que sigan lloviendo millones, que retornarán cuantiosas plusvalías cuando las compañías decidan abrir la puerta a todos los inversores mediante su propuesta pública. Dinero, sí. Prisas, las justas.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario