El fracaso, un activo emprendedor

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

8 de cada diez empresarios que inician industrias fracasan en los primeros 18 meses, segun documentos de Bloomberg. Un ratio alto y supuestamente demoledor, pues fracaso denota algo definitivo, cuando no es así. ¡El triunfo tampoco lo es!

Toda carrera experto nos demuestra que lo que podríamos comprender como fracaso, en realidad, son errores de los que extraemos lecciones que pueden ser un arma poderosa en el arsenal empresarial de cualquier emprendedor. La enorme totalidad de ellos pivotan a otras ideas o provocan/encuentran otras posibilidades y, con las expectativas correctas y una comprensión de varias verdades aprendidas, es un hecho que se acercan mas al éxito.

“No fracasé, sólo descubrí 999 formas de como no crear una lámpara” – Thomas Edison.

Componente cultural

El componente cultural pesa. Y mucho. En EEUU, se enseña a emprender desde el colegio, donde se tatúa en la mente de los chicos y adolescentes que el fracaso hace parte del acceso hacia el éxito. Las individuos no son recordadas por el numero de veces que fracasan, sino por el numero de veces que tienen éxito. El 1° no es objeto de condena, sino que es abrazado como una palanca para alcanzar el segundo. En España y en la cultura latina, entendemos que todavía no es así y que, como todo cambio cultural, pese a que ya iniciado, lleva su tiempo. Basta con visualizar la proporción comparativa en el numero de busquedas de las frases “éxito” y “fracaso” en Google, en español y en inglés. ¡Hagan la prueba!

En mi destreza de mas de una década laborando con empresarios internacionales, puedo atreverme a extraer varias verdades aprendidas sobre los fracasos mas comunes a la hora de emprender, presentes en todos los ecosistemas de innovación y emprendimiento, en mayor o menor medida:

Estar enamorado del producto/servicio… y no del usuario será el preferible aliado de un factible fracaso. Una buena idea no es suficiente. La oferta de precio de tu producto/servicio debe solucionar algún dilema o obligación no cubierta del comercio y que éste la compre. Identificar a tu público objetivo y validar con él tu producto/servicio es un 1° paso obligatorio antes de lanzarte a terminar la cadena de precio de tu startup. Enamórate de tu cliente, entiende qué necesita, como lo necesita y cuándo. Además, que repita. Tu objetivo es que el usuario se enamore de tu producto/servicio. No tú.

Socios e inversores

Por otro lado, escoger a miembros e inversores con la misma visión y compromiso a largo plazo te allanará el camino. ¿Cuántas veces, por el apremio de levantar capital o reclutar compañeros de viaje, has incorporado al 1° -o enésimo- que se ha dejado, o has ofrecido acciones de tu empresa, a cambio de su tiempo o ayuda?

La selección de miembros e inversores debe estar inspirada en criterios específicos a tus necesidades a corto y largo plazo. Debes asegurarte que compartís una misma visión de futuro de la empresa, que tiene track-record en tu sector, que debe tener un networking util a tus objetivos, que estará comprometido a largo plazo y que definís muy bien los roles desde el inicio. Se mueren mas industrias por desavenencias con miembros e inversores que por falta de capital.

Think Big: Internacional y escalabilidad desde el minuto cero. Las crisis económicas nos han enseñado la importancia de diversificar los riesgos. Las industrias que encontraron mercados alternativos y no dependían solamente del nacional, no sólo han sobrevivido, sino que han crecido.

Tener una oferta de precio escalable internacionalmente desde el comienzo te facilitará mucho la atracción de inversores. Si no se prepara la compañia desde el comienzo con esta visión, mas tarde no sólo será mas costoso, sino que tal vez imposible. No te autolimites. La ambición, con ética, tiene que estar en el ADN de tu proyecto al nacer.

Contar con un buen Consejo

Es significativo edificar un Consejo de Administración de campanillas. Me llama la interés la poca importancia que el ecosistema emprendedor español le da a este tema. En EEUU, el Consejo es un activo crítico para el éxito, básico para atraer a inversores y entrar a nuevas oportunidades.

El criterio de selección de los consejeros debe considerar su reputación y capacidad de atraer a tu proyecto inversores, partners y clientes. Cuanto mas mundial sea tu consejo, mejor. Tu consejo debe ser un dispositivo de profesionales proactivos y comprometidos con la aportación de precio recurrente a tu empresa.

Ojo avizor en los datos, fundamentalmente los financieros. Recuerdo la 1ª sesion sobre emprendimiento a la que asistí en el MIT. El profesor, sin mediar palabra, lo 1° que escribió en la pizarra fue: “Cash flow is more important than your mother” -“tu cash flow es mas significativo que tu madre”-. Procura medir todo lo medible: tus decisiones deben ser tomadas en base a datos. Y el cash flow es la gasolina de tu negocio. Contrólalo de cerca, si es posible, a diario. Muchas buenas ideas y industrias se permanecen en el acceso por falta de combustible.

Foco en la visión a largo plazo. Es sencillo perderla con los problemas del dia a dia y potenciales nuevas posibilidades que surgen. Tu foco es irrenunciable: toda la energía y tiempo que inviertas en tareas no relacionadas con tu visión a largo plazo de tu compañía, te alejarán de ella.

Cuida a tu equipo. La obstinación natural de algunos empresarios puede llevarles a desatender o a quemar a su equipo. Las culturas y valores corporativos se construyen en el dia a día. Las individuos que confiaron y apostaron por tu proyecto deben ser cuidadas. Si alguien, fundamentalmente en un puesto clave, abandona la compañia por esta razón, notarás las consecuencias directamente en tu negocio. Ya sabes: “Si deseas llegar rápido, ve solo. Pero si deseas llegar lejos, ve bien acompañado”.

Tu actitud importa: la resiliencia será tu biodramina. Todos los que hayamos inventado una empresa, entendemos que la vida del emprendedor es una auténtica montaña rusa. Desistir en los instantes bajos o sentir que ya lo teneis todo en los altos, son amiguitos del fracaso. Celebra los éxitos, corrige los errores rápidamente, practica de ambos y persiste en tu foco.

Vivir el fracaso en positivo hace parte del arte de emprender con éxito. Saber comprender las lecciones que los errores encierran y tenerlas en cuenta en un futuro, es un activo y una enorme palanca para el éxito. Sólo depende de ti. Como bien decía Nelson Mandela: “Nunca pierdo: o gano o aprendo”.

Mónica Martínez, vicepresidenta de US-Spain Executives Community (USEC) – El Economista

La entrada El fracaso, un activo emprendedor muestra 1° en Emprendedores.News.


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario