Escenarios de convivencia entre personas y robots…

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

La ciudad de San Francisco determina poner freno a la proliferación de robots de reparto de mercancías de multiples compañías que comenzaban tímidamente a surgir por sus aceras. Tres compañías, la europea Starship y las norteamericanas Dispatch y Marble, llevaban desde el año pasado, cuando hablamos por 1ª vez del tema, creando ensayos de reparto para diversos productos, a las que amenazaban con unirse experimentos de industrias clásicas del delivery como Domino’s Pizza.

Tras las severas limitaciones, cada compañia solo podrá contar con un máximo de 3 robots, solo podrá haber un máximo de 9 en toda la ciudad, solo podrán operar en determinadas zonas industriales con escaso trafico peatonal (lo que practicamente elimina su aplicación para el reparto domiciliario), tendrán que ir a un máximo de cinco kilómetros hora (alcanzaban un máximo de 6.5), y estarán obligatoriamente supervisados por una persona. La argumentación que sustenta las medidas tiene que visualizar con la seguridad de las individuos mayores, los chicos y los minusválidos, a pesar de que en todo el tiempo que los robots han estado en pruebas en la ciudad, los robots no hayan generado ningun dilema ni accidente con peatones, y fuesen esencialmente “cordiales” en su uso del espacio urbano. Las autoridades de la ciudad también han prohibido el uso de Segways y de bicicletas en las aceras por la misma razón, pese a que en esos casos contamos de “torpes humanos” conduciendo un vehículo, no de exquisitos y educados robots con algoritmos diseñados específicamente para ser respetuosos.

En principio, las limitaciones aprobadas por San Francisco no tendrían por qué suponer un dilema para el desarrollo de las tecnologías, salvo por el inconveniente que cree irse a crear pruebas a otras ciudades. Sin salir de la San Francisco Bay Area, localidades como Redwood City, San Carlos, Sunnyvale o Concord han dado su aceptación a muchos aplicaciones de despliegue de robots de ese tipo, como lo han hecho también territorios como Florida, Idaho, Ohio, Virginia o Wisconsin. La logística de proximidad oferta por este tipo de compañías ha conseguido un enorme triunfo entre los capitalistas de riesgo, que han inyectado fundamentales cantidades de dinero en su desarrollo, lo que acepta anticipar que en no mucho tiempo, observaremos este tipo de robots en alguna acera cercana. ¿Qué ciudades se mostrarán mas abiertas o mas cerradas a estos despliegues? ¿Qué tipo de relaciones establecerán las ciudades y los peatones con este tipo de ocupantes de las aceras? ¿Qué actitudes, también de la inicial curiosidad, nos encontraremos en esos escenarios de convivencia cotidiana entre individuos y robots? 

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario