Esos robots que nos quitan el trabajo…

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El pasado dia 15, un tweet me recordó este aviso de IBM® que muestra en la ilustración, inventado por Saatchi & Saatchi a principios de los años ’80: 2 individuos viendo trabajar una excavadora, el 1° lamentándose por las 12 individuos con palas que podrían estar laborando ahí, y el 2° recordándole que si se intenta de dar trabajo a mas personas, ese mismo trabajo podrían realizarlo doscientas individuos equipadas con cucharillas de té.

La investigación de la cita nos remite 1° al economista norteamericano Milton Friedman en los ’60 y, anteriormente, al político canadiense William Aberhart, que la utilizaron para crear visualizar el absurdo de priorizar la generación de puestos de trabajo a la eficiencia. Por supuesto que logramos emplear mas individuos si lo que les proporcionamos son tools inadecuadas, sin embargo en realidad, la intención de emplear individuos es crear un trabajo, y todo lo que contribuya a que ese trabajo se haga de forma menos efectiva es, como tal, negativo (“creí que lo que queríais era crear una presa… si lo que queréis es sostener masa ocupada, dadles cucharillas”)

Vivimos tiempos en los que la discusión sobre las máquinas, los algoritmos, los robots o cualquier otra tecnología desplazando a los individuos de sus puestos de trabajo se generaliza cada vez más. ¿Qué van a crear los pobres taxistas y camioneros cuando los vehículos conduzcan solos? ¿Y los operadores de bolsa cuando sean algoritmos los que compren y vendan acciones? ¡Oh, dios mío, los planificadores de publicidad, ahora que la enorme totalidad de la misma es negociada por máquinas en tiempo real! ¡Por no hablar de los operadores de call-center, de servicio al cliente o de las líneas de caja de los supermercados!

Si lo que queremos es sostener puestos de trabajo por encima de todo, demos a estas individuos tools ineficientes, protejamos su trabajo prohibiendo la entrada de tecnologías, y sigamos laborando de forma ineficiente. Si alguno se pregunta por qué tiene que pasarse tantas horas creando algo que una maquina podría crear mucho preferible y con menos errores, no nos preocupemos: con una sola pregunta, “¿prefieres estar aqui creando un trabajo absurdo, o eliges estar muerto de hambre en tu casa?” ya le desarmaremos completamente.

Priorizar la generación o el mantenimiento de puestos de trabajo es absurdo una vez que se demuestra que un trabajo puede ser hecho por una maquina con mayor calidad y eficiencia. Simplemente, no tiene ningun sentido. Durante mucho tiempo, hemos ido viendo marcharse infinidad de puestos de trabajo, simplemente porque una tecnología los convertía en redundantes, en innecesarios, o les hacía perder su sentido. Ahora, el paso de la tecnología se ha acelerado, el numero de actividades que una maquina es apto de crear preferible que un individuo crece rápidamente, y todos tenemos temor de ser los siguientes.

Sí, es un problema. Pero su solucion jamás estará en impedir el uso de la tecnología o en tasarla con impuestos que la hagan menos competitiva. La solucion estará en optimizar la flexibilidad de la preparación de las individuos para que puedan crear otras cosas, en optimizar la educación para que permita que sean mas versátiles o se readapten a otras tareas, para que se reinventen profesionalmente, para que busquen otras actividades que sean susceptibles de producir un valor, o, en último término, que tengan una red de protección social que les permita no caer bajo el umbral de la pobreza. Soluciones sociales, políticas o educacionales que tienden hacia una redefinición del concepto de trabajo, hacia un trabajo transformado en algo que alguien quiere hacer porque le localiza sentido y genera un precio para alguien, y que en todo caso resultarán mucho mas atrayentes que la opción absurda de tratar de impedir que la tecnología lo haga. Entre otras cosas, porque en la estructura económica actual, impedir el uso de una tecnología que aporta eficacia es totalmente imposible: siempre habrá una compañia en un país que tenga interes y oportunidad de utilizarla, que adquiera con ello una mejoría competitiva, y que desplace a otras en el mercado.

Sí, los chatbots eliminan puestos de trabajo. Pero además hacen otros, y mientras los primeros eran profundamente alienantes, desesperantes, mal pagados y de elevada rotación, los segundos entregan oportunidades mucho mas interesantes. Y como los chatbots, cualquier otra tecnología que genere eficiencia. Cada vez que nos enfrentemos a una tecnología con el potencial de suprimir puestos de trabajo, preguntémonos cuáles son nuestros grados de libertad ante ello, y sobre todo, de qué lado queremos estar. Solo uno de los 2 lados será sostenible.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario