Estados Unidos, China y las razones de una retirada

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

La operadora telefónica norteamericana, AT&T revela su retirada de la firma de un convenio con Huawei que habría permitido la introducción de los dispositivos de la compañia china en el lucrativo comercio de los terminales relacionados a contratos, el segmento mas significativo del comercio a pesar del aumento de las ventas de terminales libres.

Según cifras de junio de 2017, el comercio de terminales libres en los Estados Unidos alcanzaba unos treinta millones de dispositivos, alrededor del 12.5% del mercado, y es fuertemente competitivo. La suma resulta claramente deficiente para las ambiciones de Huawei, el tercer competidor internacional en el segmento smartphone tras Samsung® y Apple, que cuenta con una presencia significativa en cuantiosos paises del mundo, sin embargo que se conserva en una posición totalmente minoritaria en el comercio estadounidense exactamente debido a la falta de acuerdos con operadoras para alcanzar una introducción significativa de sus dispositivos.

La operadora norteamericana no ha dicho a qué se debe su decisión de cerrar la puerta a Huawei, sin embargo la mayor parte de las fuentes lo achacan a potenciales presiones procedentes de 2 flancos: por un lado, el gobierno norteamericano, preocupado por un documento del Congreso fechado en el año 2012 que asegura que los dispositivos y equipos de Huawei y de otra compañia china, ZTE, suponen una amenaza para la protección nacional por la oportunidad de que sean utilizados en operaciones de espionaje. La marca china ha negado esa posibilidad, y ha afirmado que “han comprobado que son capaces de brindar dispositivos de alta calidad y con integridad tanto a nivel internacional como en el comercio de los Estados Unidos”. Huawei, además, es uno de los primordiales creadores del planeta de equipos de tele-comunicaciones y tiene un posicionamiento fundamentalmente sólido en redes 5G, en las que los operadores norteamericanos están invirtiendo fuertemente. Por otro lado, AT&T podría además haber recibido presiones de la compañia tecnológica norteamericana, que ve en Huawei a un competidor formidable a todos los niveles y quieren mantenerla fuera del mercado, sin embargo sin suceder por admitir su autoridad tecnológica. De hecho, en el segmento smartphone, hay cuantiosos analisis que comparan al Huawei Mate diez Pro, el equipo de variedad mas alta de la marca china, con el iPhone® X, y con resultados bastante divididos.

Precisamente ayer, en lo que iba a ser la exposición en comunidad en el CES del nuevo Mate diez Pro, el CEO de la division de productos de consumo de Huawei, Richard Yu, mostró su desacuerdo con la decisión de AT&T y su malestar con las operadoras norteamericanas, y se tomó unos minutos sin guión ni teleprompter sobre una unica foto en la que se leía Something I Want to Share”, detallando como de malo para la compañia era que la privasen del camino a ese canal, y como de negativo era para los consumidores no tener camino a sus productos, hablando con total espontaneidad sobre sus veinticinco años de destreza en la compañia y sobre como habían ido ganando la confianza de operadores, compañías y visitantes en todo el mundo. 

¿Responde la retirada de AT&T de las charlas con Huawei a una simple cuestión comercial, a un intento de cuidar al comercio estadounidense de una compañia china cada vez mas competitiva? ¿O simplemente una forma de corresponder con reciprocidad a la forma usual de crear las cosas en China, país fundamentalmente popular por imponer restricciones y obligaciones a industrias extranjeras que las convierten en no competitivas en su territorio o las obligan a cumplir con requerimientos que consideran inaceptables? Si el gobierno chino restringe a toda aquella compañia extranjera que intenta entrar a su grande comercio en todo tipo de ámbitos tecnológicos, sean motores de búsqueda, redes sociales, mensajerías instantáneas o cartografías digitales, ¿tiene sentido que otros paises hagan lo mismo, bien de forma oficial o extraoficial, bien como política gubernamental instalada o como presiones a aquellas compañías que podrían procesar como accesos al mercado? ¿Funcionará el ruido en torno a esta novedad como un incentivo para que los consumidores norteamericanos quieran hacerse con los dispositivos de una marca de la que sus operadoras pretenden privarles, o simplemente mantendrá su presencia relativamente marginal por no estar presente en los canales mas utilizados por los usuarios? ¿Cuáles serán los efectos y las consecuencias para la compañia tecnológica de unas políticas comerciales cada vez mas proteccionistas? O mejor… ¿quién disparó primero?

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario