Henry Ford la tenía clara

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Hasta el pájaro carpintero debe su triunfo al hecho de haber aprovechado su cabeza (Anónimo)

Henry Ford ha sido una de las figuras empresariales que mas interes ha concitado en el cosmos académico relativo a los negocios y empresas.

Son pocos los libros en los cuales en alguna parte no aparezca una referencia a su persona, su estilo, sus novedades o frases celebres que se le atribuyen.

De todos modos siempre estigmatizado, siempre estereotipado, siempre crucificado en relación a practicas antiguas (uff, si…producción en serie) ya superadas como elemento diferenciador de mejoría competitiva sostenible..

Obviamente vamos a intentar detectar si además de las habilidades estratégicas de management lo acompañaban habilidades creativas.

Se me ocurre pensar que se fue uno de los primeros impulsores fervientes de la fabricación en serie; esto ya lo ubicaría en un rango novedoso reconociendo que la experiencia en sí misma de la fabricación en lista no es una praxis, digamos, divergente.

Parece una contradicción, quiza lo sea, no tiene importancia.

Sin embargo quiza haya sido la experiencia mas eficaz, la selección mas cuidadosa, el elemento justo para cumplir con su enorme visión (solo los enormes estrategas formulan enormes visiones o, preferible aún, la llevan eficazmente a la práctica).

Esta era la visión de Ford: construiré un vehículo para la multitud…su precio será tan bajo que todos los hombres con buen salario podrán tener uno y gozar con su dinastía la bendición de horas de placer en los enormes espacios abiertos de Dios….cuando haya terminado, todo el planeta podrá comprarlo y todos tendrán uno. El caballo desaparecerá de nuestras carreteras, el vehículo se dará por sentado y (nosotros) emplearemos una enorme suma de hombres y les daremos un buen sueldo

Profético ¿verdad? Una enorme visión solicita de poder imaginar viable y consistente lo que otros auguran como una excentricidad conceptual. La imaginación es un componente sustancial de la creatividad.

Un ferviente defensor de semejante experiencia (producción en serie) quiza nos ha hecho pensar que Ford no consideraba el cerebro como la tool indispensable y diferenciadora para sus empleados. Veamos esta anécdota:

En un definido instante Ford contrató un ingeniero (un consultor en el idioma de hoy en día) para que analizara el rendimiento de su empresa. El maestro se mostró muy complacido con todo el funcionamiento de la compañia en general y de sus empleados en particular, excepto uno. En el instante de ofrecer el documento se dirigió a Ford en estas frases respecto de ese individuo: en ese despacho hay un perezoso que esta desaprovechando el dinero que la compañia invierte en él. Toda vez que pasé por su oficina lo he hallado sentado y con los pies en el escritorio. Henry Ford replicó: ese individuo tuvo una vez una idea que nos ahorró millones de dolares y da la casualidad que en el instante que se le ocurrió…estaba sentado con los pies en el escritorio.
Aleccionador ¿verdad?

Vean que atrayente reflexión hacía Henry Ford hace cerca de cien años (100) respecto de la tradición, de los expertos, del conocimiento adquirido y, en definitiva, de como huir a conductas resistentes al cambio, la creatividad y la innovación:

No siempre es sencillo alejarse de la tradición. Por eso es que quienes dirigen todas nuestras nuevas operaciones son siempre hombres que no tienen conocimiento previo en la materia y, por lo tanto, no han tenido posibilidad de ponerse en terminos realmente de familiaridad con lo imposible. Convocamos a maestros tecnicos para ayudar cada vez que su ayuda parece necesaria, sin embargo un técnico jamás dirige una operación. Nuestra respuesta invariable a “no puede hacerse” es “ve y hazlo”. Este argumento intuitivo tiene que visualizar con lo que Thomas Khun definía en estos término.: cuanto mas triunfo tenga una persona con un paradigma particular, mas complicado es que lo deje ir cuando ya no se pueda aplicar

Aún a pesar de esa predisposición a las consejos y la innovación es justo reconocer que no pudo visualizar a tiempo la fabricación de coches a color cuando definió la circuntancia con una palabra memorable: “pueden tener el color del auto que prefieran, siempre y cuando elijan negro”. GM se adelantó en esta disputa y diseñó el metodo de producción de coches con distintos colores.

Ford Motors tampoco pudo visualizar el alcance del codigo de barras cuando a pesar de haberlo adquirido en una cartera de patentes; dejó escaparla y permitir que sea NCR quién realmente le diera impulso.

Esto me hace pensar algunas cosas:
1. Cuando hablemos de Henry Ford, evitemos caer en la trampa de catalogarlo solamente como uno de los impulsores del trabajo en serie.
2. Todas las industrias deben estudiar a convivir con procesos contradictorios y ambiguos de “adherencia a lo establecido” y “nuevas practicas y oportunidades”.
3. La visión de CEOs, gerentes y directores son importantes para insuflar en la organización aires de renovacion conceptual, y colocar a la compañia como aspiracionalmente creativa.
4. Una enorme imaginación, principio de una resistente y anticipatorio visión parece provocar reacciones mas robustas en la busqueda de medios para la consecución de los fines. La movilización es otra, la energía también.
5. Como hizo Ford, evitemos cotizar al personal solamente por su contracción al trabajo y su sacrificio (a pesar de ser un precio elogiable y estimulable). Descubramos que tienen en su cerebro….el arma del futuro.

Gracias Ford. La tenías clara…

Prof. Germán Castaños.

La entrada Henry Ford la tenía clara muestra 1° en Emprendedores.News.


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario