Instagram Photo Tags y la creación de un ecosistema comercial

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Instagram revela el lanzamiento de sus Photo Tags, la oportunidad de etiquetar los objetos que aparezcan en las fotografías que subas a la app con una capa de información que acepta hacer click sobre ellos y adquirirlos a través de la web. El formato acepta entrever las oportunidades y el potencial de monetización que una plataforma de este tipo, nacida originalmente con el fin de editar y exponer fotografías, puede tener de cara al desarrollo del mercado electrónico.

Desde su adquisición por mil millones en abril de 2012, valor que algunos tildaron de muy elevado, Instagram se ha transformado en un floreciente negocio que esta previsto que facture mas de 3,200 millones de dolares en 2016, y con el que las marcas en general parecen estar muy contentas. Los avisos en Instagram no parecen molestar a unos visitantes que simplemente los perciben como algo coherente con la plataforma y no intrusivo en absoluto, y aceptan a las marcas sacar una medida de la acogida de sus campañas mediante la retroalimentación que suponen los Likes y comentarios, y el desarrollo de canales de comunicacion con aquellos visitantes que deciden continuar a marcas en concreto. Ahora, además, podrán usar esos avisos como una vía directa de entrada a sus tiendas o canales de distribucion en la web, lo que cree no solo ventas, sino también fundamentales oportunidades de adquisicion de inteligencia comercial, de comprender qué sirve o no sirve no solo a nivel de sacar el Like, sino del auténtico “momento de la verdad”, cuando el cliente potencial deja de ser simplemente potencial y abre su cartera.

La nueva funcionalidad permite, además, que las marcas extiendan la oportunidad de etiquetar las fotografías a aquellos que consideren influencers o embajadores de sus productos, algo que algunos ya hacían simplemente claro enlaces o descripciones a pie de foto, sin embargo que ahora podrán crear de una forma mucho mas natural y directa. El desarrollo de la idea permitirá, eventualmente, que el concepto de influencer se extienda mas allá de lo que hoy sabemos como tal, convertidos en varias situaciones en auténticos mercenarios que evocan el concepto del “hombre-anuncio“, para dar camino a un nuevo tipo de influencia mas inspirada en lo ocasional, en lo casual, en lo genuino: tomar una fotografía de algo, plantearse que puede representar una foto evocadora o fascinante de un producto, y etiquetarla con premiso de la marca correspondiente para visualizar si, en efecto, sirve y acepta al cliente sacar algunos ingresos en función de su popularidad. Marcas imaginativas, capaces de visualizar mas allá del dominio férreo de la foto de sus productos y de simplemente contar followers para valorar una supuesta influencia podrían llegar, seguramente, a sacar atrayentes rendimientos.

Un desarrollo de este tipo plantea la oportunidad de crear todo un ecosistema de interés parecido – si no en magnitud, sí al menos en concepto – al que en su instante fue apto de producir una compañia como Google: asociar propaganda contextualizada a las busquedas que crean los usuarios. Ese sistema, originalmente construido por GoTo.com y copiado por Google® (la compañia tuvo que pactar con el entonces propietario de GoTo.com, Yahoo!, un pago en concepto de licencia perpetua de su tecnología) dio principio a AdWords, que hoy cree más del 75% de los ingresos de la compañía. La idea de aplicar el prototipo de plataforma, en modo “yo desarrollo una actividad, y otros superponen un prototipo economico sobre ella”, podría poner a prueba de nuevo su potencial en el caso de Instagram, una red sobre la que ya hemos visto nacer, crecer y multiplicarse a todo un milagro como el de los influencers en una amplia gama de segmentos. Utilizar estímulos visuales para evocar, sugerir o desencadenar un proceso de compra no es, obviamente, un prototipo nuevo, como tampoco lo es la idea de agregar capas accionables a una fotografía o un vídeo. Pero realizarlo sobre una plataforma con el dinamismo y la tracción de Instagram en la que, además, ya se han puesto a prueba varias de sus oportunidades podría producir un efecto potencialmente muy brillante.

Una jugada verdaderamente bien pensada por Facebook: dotar a una aplicación de un prototipo de negocio complementario al que ya tenía con la publicidad, sin estropear la oferta de valor para el usuario. Si alguien pensó que mil millones era un valor muy subido por una app sin prototipo de negocio definido, que vuelva a pensarlo. Los ejemplos de negocio no siempre son aparentes, no siempre fastidian al cliente (es más, los bien conceptualizados, generalmente no lo hacen) y no siempre son lo que parecen.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario