Intel y Mobileye: el vehículo autónomo acelera

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

La adquisición de la compañia de visión computerizada israelí Mobileye por parte de Intel anunciada hoy solo tiene una interpretación posible: la aceleración de los desplazamientos de toda la industria, que ahora engloba a creadores de vehículos, suministradores de elementos y compañías tecnológicas, de cara al desarrollo del vehículo autónomo.

La operación de 15,300 millones de dólares valora a la compañia israelí, cotizada en el NYSE desde agosto de 2014, en $ 63.54 por acción, un premium del 34% sobre su cierre del pasado viernes y unos $ 2.5 por encima de su máximo histórico. Los productos de la compañia se localizan incorporados en la producción en lista de 313 vehículos de 2 docenas de marcas (entre otras, BMW, Audi, GM, Ford o Volvo), en forma de sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS), un segmento en resistente aumento que engloba características como el dominio adaptativo de velocidad, dominio de los faros para eludir deslumbramientos y adaptarse a curvas, asistencia en el aparcamiento, monitorización de ángulos muertos, sistemas de prevención de colisiones, sistemas de asistencia en intersecciones, sistemas de mantenimiento en el carril y de asistencia al cambio, etc. habitualmente considerados partes participantes de los sistemas de conducción autónoma, pese a que hayan sido incorporados de forma progresiva en varios vehículos como prestaciones de ayuda a la conducción.

La compañia compite con el spin-off de Google, Waymo, con sistemas basados en LiDAR o en radar como Safe Drive Systems, y además, con una amplia variedad de suministradores de elementos de automoción (Bosch, Denso, Continental AG, etc.), de compañías tecnológicas (Nvidia, Cognitive Technologies, OmniVision Technologies, Freescale, Texas Instruments, Toshiba, etc.) y de compañías de automoción que han preferido, vía adquisiciones o desarrollos propios, usar sus propias tecnologías. Tesla, que a pesar de no ser cuantitativamente muy significativo en la industria, si ostenta un cierto papel de liderazgo tecnológico, trabajó con sistemas de Mobileye hasta julio de 2016, cuando a raíz del 1° accidente mortal de un vehículo Tesla Model S, la compañia israelí declaró que las especificaciones de sus sistemas de frenado automático no estaban preparadas para ser capaces de reconocer giros laterales de otros vehículos con interrupción de la trayectoria, y que no lo iban a estar hasta 2018. En respuesta a esas declaraciones, que aparentemente hacían encargado a Tesla por haber aprovechado un sensor aparentemente inadecuado, la compañia de Elon Musk comentó que sus sistemas usaban una fusión de docenas de elementos tecnológicos de desarrollo interno y externo para resolver las acciones adecuadas a cada escenario, y avisó la ruptura de relaciones con la compañia israelí y su decisión de crear ese tipo de sensores internamente y con elementos de Comma.ai, la compañia creada por George Hotz. Aunque jamás llegó a estar claro quién había llevado a cabo la ruptura, las acciones de la compañia israelí cayeron entonces un 7%, a pesar de la escasa importancia cuantitativa teórica de Tesla como cliente.

Para Intel, la adquisicion de Mobileye cree la entrada en un segmento de muy resistente crecimiento, y con un potencial todavía mas elevado: nuestros automóviles son cada vez mas auténticos computadores con ruedas, en los que una variedad cada vez mas amplia de características son desarrolladas por sistemas basados en tecnología. Hoy, nuestros vehículos se llegaron en el carril solos, nos avisan si no debemos cambiarnos, frenan o aceleran para sostener la distancia con el vehículo de delante, etc., y varias de esas características se llevan a cabo con chips de Mobileye, que se localizan en una enorme suma de ejemplos de automóvil. A medida que esas prestaciones van pasando de plantearse como faciles ayudas a la conducción, para convertirse en sistemas cada vez mas completos de conducción autónoma, 1° durante la conducción en autopista, después durante atascos, e aumentando progresivamente el numero de ocasiones en los que pueden ser utilizados, hasta llegar a niveles de autonomía prácticamente totales. En esa evolución, hay muchísimos chips implicados. Y si hay chips, Intel va a desear estar ahí.

Una vez más, cuestión de comprender el signo de los tiempos.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario