Inteligencias artificiales en la clase

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Un profesor de Inteligencia Artificial en Georgia Tech, Ashok Goel, crea un chatbot inspirado en el Watson de IBM para resolver las preguntas que sus alumnos le plantean en el foro online de su asignatura, alrededor de 10 mil preguntas cada semestre que habitualmente eran respondidas por él mismo y su clan de trabajo, y decide no informar a sus alumnos de que se intenta de una inteligencia artificial, diciéndoles en su lugar que se intenta de una teaching assistant llamada Jill Watson. El efecto es que ninguno de sus estudiantes se da cuenta del esquema, el semestre se crea con plena normalidad, y cuando tras el examen final determina desvelar la identidad de su asistente, los alumnos se revelan absolutamente sorprendidos, se sienten integrantes en un evento histórico, y algunos inclusive afirman que tenían pensado nominar a Jill Watson al premio a la preferible teaching assistant!

Llevo veintiséis años dando clase, y además, disfrutando de ello. Me he hallado muchísimas veces en la circuntancia de pretender contestar a todas las preguntas que mis alumnos me planteaban en foros online, hasta el punto de despertarme alguna vez con la cabeza practicamente apoyada en el teclado. Además de mis clases en formato online, he deseando usar ese formato en mis clases presenciales como forma de entregar un entorno mas rico a la colaboración que se prolongue mas allá del aula, y en los últimos tiempos, lo había dejado por imposible: no me daba la vida para ello. Entiendo perfectamente la problemática: las preguntas de los alumnos a un nivel educacional subido no son sencillas, están varias veces formuladas de forma confusa o compleja, sin embargo tienen un componente de repetición relativamente elevado, al tiempo que entregan numerosas posibilidades no solo para la simple dimensión de la duda, sino para la “construcción” de hilos con un componente formativo potencialmente elevado. Cuando trabajas en lo que solemos llamar participant-centered learning, sabes perfectamente que la gracia no esta en surgir ante un clan de estudiantes – bien seleccionados y brillantes – como “el que mas sabe”, sino en ser apto de ofrecerles las mejores posibilidades para el aprendizaje en función de ocasiones que se hacen en cada clase, y que practicamente siempre son distintos de la clase anterior o de la siguiente.

Cuando ves que una máquina, un chatbot, ha sido apto de desempeñar con triunfo una parte significativo de tu trabajo, la 1ª tentacion es tratar de arrebatarle credibilidad. Quedaros con eso, por favor, porque a varios de ustedes vais a tener en breve la misma sensación que tengo yo hoy: jamás funciona. La circuntancia creada por Ashok Goel no tiene discusión posible: contamos de estudiantes de una muy buena universidad, en un curso de nivel elevado, y que efectivamente, no fueron capaces ni siquiera de imaginarse que su teaching assistant fuese un chatbot. Pero inclusive si la tuviese, el pensamiento positivo es fundamental, y lo significativo es comprender que si no hubiese sucedido ya, estaría a punto de ocurrir. Reflejos como arrebatarle importancia, minimizarlo, ridiculizarlo o tomarlo como excepcional e irrepetible no funcionan.

Lo próximo es plantearse a dónde vamos a partir de aquí. De entrada, si puedo quitarme del medio una labor tan significativo como la dimensión de inquietudes de mis alumnos tras haber obtenido entrenar adecuadamente a Watson – que es, entre otras varias cosas, no olvidemos, un campeón internacional de Jeopardy! – mi forma de dar clase podría modificarse dramáticamente. Si una maquina puede lograr que a equivalente esfuerzo, consiga una productividad muy superior y me libere de determinadas tareas, puedo plantearme llevar mis clases suficiente mas allá. ¿Debo preocuparme por la posibilidad de que, tras sustituir a mi teaching assistant (en IE jamás hemos tenido tradición de teaching assistants, en cualquier caso, y salvo excepciones, apalancamos la mayoria del sacrificio docente en el profesor tanto en el entorno presencial como en el online), la inteligencia artificial se plantee sustituirme a mí? Francamente, ojalá sea ese mi problema: ya me buscaré cosas que crear que se apoyen exactamente en eso. Tengo muy claro que si esto completa dejándome sin trabajo, será porque habré interpretado esa transición rematadamente mal.

Contrariamente a lo que ocurre cuando se plantea la sustitución de individuos por inteligencia artificial, a mí la sola perspectiva es algo que me muero de ganas de explorar, y dudo que sea el único en mi industria. Para cualquier profesor, la posibilidad de contar con una inteligencia relacional superior que sea apto de contestar a inquietudes sobre su campo razones representar no un miedo, sino una oportunidad, una forma de elevar el nivel para poder edificar mas cosas sobre una base mas elevada. ¿Cómo van a evolucionar las universidades ante un cambio semejante? Una de mis quejas mas habituales en mi industria, el hecho de que tras veintiséis años de destreza en ella sigamos dando nuestras clases próximamente equivalente que cuando empecé, pasa a tomar, ante la disponibilidad de machine learning e inteligencias artificiales avanzadas, una escala y un significado totalmente diferentes.

La ultima consideración pertenece exactamente a eso: ¿qué logramos crear cuando contemos con bases de conocimiento interactivas capaces de contestar a preguntas expresadas en idioma natural? ¿Pasará el papel de un profesor a ser el de convertirse en un entrenador de inteligencias artificiales para que sean capaces de escalar sus capacidades? ¿Interactuarán rutinariamente los alumnos con chatbots progresivamente sofisticados en lugar de realizarlo con profesores de carne y hueso? ¿Qué ocurre cuando logramos plantearnos tener agentes intelligent maestros en temas avanzados capaces de contestar a todo tipo de dudas? Si ese es el futuro, yo me muero de ganas de verlo y de vivirlo… 

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario