La apertura al público de Amazon Go

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Poco mas de un año después de su presentación, año que ha transcurrido creando pruebas en régimen de abertura solo para empleados de la compañía, Amazon® abre al público su bazar Amazon® Go en Seattle, una bazar de conveniencia de unos 180 metros cuadrados, del tamaño aproximado de una bazar de gasolinera, dedicada fundamentalmente a comida y snacks recién preparados, ingredientes locales tipo quesos y chocolates, algunos kits de comida para crear en casa, y algunos Amazon® Basics de conveniencia, desde tiritas hasta pilas.

La compañia ha hecho una exposición a medios un dia antes de la abertura pública, lo que hace que hoy encontremos la novedad básicamente en todas partes. El capítulo de Fast Company, Checking out Amazon® Go, the first no-checkout convenience store, junto con el de GeekWire, Amazon Go is finally a go: Sensor-infused store opens to the public Monday, with no checkout lineslas fotografías de Re|code están entre lo preferible que he leído.

¿Qué es Amazon® Go? Básicamente, como puede verse en el vídeo de presentación, una bazar totalmente trufada de cámaras y sensores de todo tipo, que aceptan que te identifiques al acceder con una app específica en tu smartphone, sin embargo que, tras entrar, posibilita que guardes el dispositivo en el saquillo y vayas simplemente tomando lo que quieras de las estanterías, guardándotelo en una bolsa, un bolsillo, una mochila o donde quieras, y cuando termines, te vayas sin más, para recibir al cabo de un instante una detallada factura de tu compra que se carga a tu tarjeta. Es la bazar sin cajeros ni líneas de caja: ningun tipo de método de checkout, en lo que la compañia ha designado apropiadamente “Just walk out technology”. Las cámaras están situadas en el techo y son negras, de forma que no destacan ni teneis la sensación de que te estén apuntando en todo momento, sin embargo no existe ni una zona en la bazar donde puedas huir de su atenta mirada.

Pensemos por un instante en los niveles de complejidad y casuística posibles: dejando al margen que hablemos de una bazar de conveniencia, donde la inmensa totalidad de los casos serán individuos acudiendo solas, tomando lo que necesiten y yéndose con ello, no existen normas que impidan a 2 o mas individuos acudir juntas y crear una sola compra, dividirse para acabar mas rápido, devolver artículos a su estantería o a la estantería equivocada, tomar 2 artículos para compararlos… la variedad de oportunidades es impresionante. Y los algoritmos están ahí, para analizarlas todas ellas, y comprender en cada instante lo que el cliente esta haciendo. No nos quedemos en analizarlo desde el punto de vista de potenciales robos: la totalidad de los visitantes no se dedican a robar, sino simplemente a comprar. Es más, si vas a robar, lo normal será, precisamente, que vayas a tiendas en las que haya menos cámaras mirándote…

La tienda, segun los que han estado ya en ella, no es en absoluto una destreza despersonalizada: hay empleados de la compañia preparando la comida, reponiéndola en las estanterías, y atendiendo a los usuarios, así como otro, paradójicamente, solicitando el carnet a los que adquieren bebidas alcohólicas. Pero todo lo que hagas en cualquier punto de la bazar esta totalmente controlado por cámaras, que se combinan con sensores de peso en las estanterías en un esquema de fusión de sensores que no maneja reconocimiento facial – se pensó que podría producir rechazo – sin embargo que domina todo lo que hagamos dentro de la tienda, con algoritmos que intentan comprender qué es exactamente lo que has hecho y actúan en consecuencia. Como titula TechCrunch, estamos Inside Amazon’s surveillance-powered no-checkout convenience store, siendo escudriñados de forma constante por algoritmos que intentan concluir lo que hacemos en cada momento, si hemos tomado algo de una estantería, si nos hemos arrepentido y lo hemos vuelto a dejar, etc. Si nos resulta inquietante, la opción es clara: no vayamos a esa tienda. Pero si crees que mientras compras no sueles crear nada fundamentalmente privado, y lo que averiguas es conveniencia, comodidad o experimentar con tecnologias vanguardistas, si pasas por Seattle, ya deberás probablemente una parada decidida en 2131 7th Ave, en la esquina entre la 7ª y Blanchard, de lunes a viernes, de siete de la mañana a siete de la tarde.

La idea inicial era abrir la bazar a principios del año pasado. El retraso, segun la compañía, no se ha debido a problemas de funcionamiento de la tecnología, que supuestamente ha efecto enormemente precisa en todo momento, sino a ajustes enviados a optimizar la destreza de cliente, a tomar decisiones sobre la variedad de productos o sobre su preparación. Según la compañía, no hay planes en este instante para llevar esta tecnología a los 431 supermercados de Whole Foods que la compañia adquirió en junio de 2017, aunque, planteándolo con cierto pragmatismo, la destreza de Whole Foods no se debe tanto a los procesos que tienen lugar en las líneas de cajas como al trato de empleados en categorias en las que hay que interaccionar con uno, como pescadería, carnicería, charcutería y similares. La caja, pese a que pueda diferenciarse por su amabilidad o por procesos como el embolsado, no suele considerarse un elemento definitivo a la hora de elegir un supermercado, sino mas bien una parte del proceso hasta el instante necesaria por la que había que pasar.

Para Amazon, esto es un paso mas en la investigación del canal fisico por parte de una compañia nacida en el planeta online, sin embargo que ya tiene uno de sus establecimientos físicos a menos de 3 millas de un tercio de los hogares norteamericanos con ingresos de mas de cien mil dólares, preparados para servir de punto de compra, de almacén logístico o de lo que haga falta. Y en cualquier caso, contamos de una función, la de cajero de supermercado, que aunque según las ultimas encuestas de demografía activa norteamericanas (2014), proporcionen empleo a unos 3 millones y medio de individuos con un sueldo de unos $ 19,310 anuales ($ 9.28 por hora), no están exactamente entre los mas motivadores o atractivos del mundo. Obviamente, quienes trabajan como cajeros en un supermercado preferirán tener trabajo a no tenerlo, pero… ¿tiene de verdad sentido tener a una persona llevando a cabo esa alienante tarea, cuando un conjunto de sensores y cámaras pueden realizarlo de forma mas efectiva y menos incómoda para el usuario? 

A partir de aquí, llega lo que viene: el analisis pormenorizado, para todos los que tienen un establecimiento abierto al público con linea de cajas o con cajeros – practicamente todos – de si realmente compensa tener a esas individuos ahí, o si por el contrario, vale la pena acometer una inversión para que esos procesos se lleven a cabo de otra manera. Reacciones de los usuarios, potenciales problemas derivados de la tecnología, productividad, costes… con la abertura al público de Amazon® Go se abre además toda una nueva fase en distribución: todos los encargados de enormes cadenas estarán creando cola en Seattle para pasarse a experimentar con la tecnología de Amazon, para comprender su potencial, para intentar engañarla o para pensar en potenciales problemas.

Que Amazon® despliegue o no esta tecnología en sus Whole Foods ya no es la cuestión: la cuestión es que un monstruo del mercado electrónico se ha plantado en el mercado tradicional a pie de calle, una empresa con siglos de tradición, y la ha revolucionado modificando de golpe uno de sus componentes mas indiscutibles, la obligación de una caja y un cajero, un proceso cuyo cambio, hasta el momento, solo había sido ensayado tímidamente mediante incómodos procesos de self-checkout en los que se traspasaba al cliente todo el trabajo de escaneado, embolsado y proceso del pago. Aquí, Amazon® simplemente ha llegado, y ha planteado un proceso preferible y mas eficiente, con todo lo que ello conlleva. Dentro de poco, ya no nos plantearemos quién lidera qué…

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario