La hospitalidad de las ciudades

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

¿Es la ciudad en la que vives hospitalaria para quienes la visitan? Hace un cierto tiempo, esta apreciación podía basarse, fundamentalmente, en el carácter de sus habitantes, en la facilidad para moverse, en el tipo de señalizaciones o inclusive en el tiempo atmosférico. Hoy, mientras apuramos el final de la segunda década del siglo XXI, esa característica se basa fundamentalmente en una cuestión: conectividad.

Pongamos el caso de Dubai, una ciudad que ayer tuve la oportunidad de pasear y fotografiar: bajo la idea de convertirse en un escaparate de futuro con sus gigantes avenidas, sus impresionantes rascacielos y su efectiva e inmaculado transporte público, la ciudad ha esquematizado un escaparate aparentemente muy bonito… sin embargo tremendamente incómodo y disfuncional, en el que el poder omnímodo de unas industrias de tele-comunicaciones totalmente ancladas en ideas del pasado destruye varias de las proposiciones de precio que podría tener para el turista. Si viajas a Dubai y teneis una mínima preocupación por tu saquillo o por los gastos ya no elevados, sino imprevisibles, olvídate de usar tu dispositivo móvil, porque el país se mueve como lo hacía Europa no hace tanto, con tarifas de roaming totalmente abusivas. Por otro lado, lograr una tarjeta SIM local resulta suficiente engorroso, nada comparable a la sencillez de realizarlo en otras ciudades, debido al interes del gobierno local porque todo este totalmente sujeto a total trazabilidad.

Si, tratando prever una factura telefónica desmesurada, pones tu dispositivo en modo aeroplano e intentas moverte mediante WiFi, te hallaras otra cuestión: la mezcla del poder de los operadores y el intento del gobierno por vigilarlo todo harán que tengas complicadísimo conectarte a ningun sitio. Todas las WiFis públicas entregan conexión solamente a aquel que posee un numero de dispositivo local en el que sacar un PIN para activar la WiFi. Sin él, no podrias suceder de la pagina de saludo. Este metodo proporciona una conectividad de muy buena calidad… exactamente a quienes no la necesitan, porque ya tendrían la opción de su conexión telefónica, e impide que cualquier turista que necesite información pueda conectarse. En esos casos, lo preferible es meterse en el hall de un hotel, lo cual, en una ciudad en la que moverse caminando resulta tremendamente incómodo, es en varias situaciones un verdadero desafío.

Si sales de tu hostal y deseas ir a cualquier sitio, generalmente no deberás problemas: te subes en el transporte que elijas en función de tu presupuesto y preferencias, y te vas. El problema, claro está, surge con las excepciones. Ayer, moverse en Dubai en vehículo era demencial: comienzo del fin de semana, una Food Fair que generaba muchísimo interés, y todas las anchísimas avenidas de la ciudad totalmente colapsadas. Si elegías el transporte público, no fundamentalmente complejo en su estructura, lograbas moverte con agilidad… salvo que a la hora de visualizar qué estación necesitas, qué transbordo entre el metro y el tram o qué recorrido desde la estación hasta tu hostal o residencia, te hallaras con que no podrias recurrir a ningun tipo de mapa, metodo de información o pagina explicativa. Tampoco puedes, en caso de necesidad, salir del metodo y crear algo tan simple como subirte a un Uber o a un Careem, porque si no teneis conexión, estas aplicaciones, definitivamente no funcionan. ¿Parar un taxi por la calle? Buena suerte con ello.

Dubai es, sencillamente, un entorno inhóspito para el turista, para un turista al que, realmente, no costaría nada entregar una conexión, pese a que fuese limitada. El metodo existe, la ciudad promete conectividad en casi todas partes… simplemente, una mala decisión priva de la oportunidad de utilizarla a quienes, en la totalidad de los casos, mas lo necesitan, y los relega a recordar como era su vida y como se movían por las ciudades antes de que llegasen los smartphones. No exactamente la impresión que se cree pretendes producir en quienes, supuestamente, venían a visualizar “la ciudad del futuro”. La ciudad del futuro, sencillamente, no funciona.

Si deseas preservar una destreza de cliente buena, vívela desde el punto de vista de aquellos visitantes a los que realmente deseas seducir, no desde el tuyo. A todos los efectos, Dubai es una ciudad incómoda, cuando no habría ninguna razón real para que lo fuese. ¿Cómo es la destreza del visitante en tu ciudad?

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario