La mejor edad para emprender

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

La preferible edad para emprender es aquella en la que vuestro espíritu actúa como un niño, porque de diminuto no sabemos imposibles, asumimos riesgos y nos animamos a todo.

Foto: Liane Metzler (Unsplash)

Emprender no es una labor sencilla, entre otras cosas, porque desde niños estamos programados para eludir errores y no llevar la cruz del “fracaso” sobre nuestras espaldas.

Cuando somos niños, padres, expertos y la totalidad de los adultos que se nos cruzan derraman sobre nosotros una catarata de estímulos negativos impresionante. Jack Canfield, inventor de best sellers como “El Secreto” y “Los Principios del Éxito”, encabezó una exploración que arrojó un efecto lapidario: a diario, un niño recibe 460 estímulos negativos o claves frente a solo 75 positivos. Es decir, que recibimos un 600% mas de veces de “no” que de sí”. ¿Querés mas cifras? En un año son 167.900 estímulos negativos anuales durante muchos años….

Con esta avalancha de negatividad es una consecuencia lógica que lleguemos a adultos llenos de miedos, inquietudes y aferrados a falsas certidumbres.

Creo que mas allá del mercado, de los planes de negocios y las coyunturas económicas,  muchos emprendimientos fallan porque sus fundadores han perdido además la capacidad de actuar como un niño.

Sentirse y actuar como un niño en un emprendimiento no significa ser irresponsable, desenfrenado o inocente. Significa, por ejemplo, no dejarse atar por el miedo. También quiere mencionar autoconfianza y capacidad para actuar. Tener la capacidad de los niños para ver ideas y proyectarlas hacia delante.

Se intenta de reconocer que el plan de negocios, mas allá de su importancia, es solo una planilla de cálculo, porque un chico no sabe de papeles. Se mueve con intuición, flexibilidad y es pura energía. De sentir que no hay nada inútil y que es cierto aquello de “Creer es crear”.

Cuando somos niños no sabemos imposibles. De repente un dia comenzamos a reptar y sin que nos demos cuenta, un dia estamos erguidos y comenzamos a caminar. Casi de golpe, pasamos de balbucear y llorar a crear el habla… Y así, vamos fabricando habilidades, autoconfianza, fortalezan… y además la capacidad de poder recibir nuestros 460 “no” cotidianos.

Acordate. Nada nos parecía difícil. Podíamos emprender la defensa del planeta con una frazada sobre los hombros y siendo Superman. Con la tapa de una olla podíamos controlar el auto mas veloz. Un par de medias enrolladas era la pelota que usó Maradona en el gol a los ingleses. Sólo era cuestión de tener una idea para que se haga realidad.

¿Cuándo dejamos de ser así? Cuando comenzamos a crecer y convertirnos en adultos y entramos en el reino del “No”. “No puedo”, “No tengo tiempo”, “No tengo dinero”, “No estoy seguro”, “No es nada fácil”, etc.

¿Cuántas veces te pasó enterarte de un negocio victorioso que hizo otro y decir: “pensar que se me ocurrio algo equivalente hace diez años”?

La unica enorme diferencia entre el negocio vigente y tu idea antigua es que el emprendedor que la llevó adelante actuó mas como un niño que vos. Tuvo la idea y actuó, intuyó y accionó. Su fuerza fue mas enorme que sus dudas.

Se dice que todos somos diamantes en brutos, que necesitamos suceder por intensos procesos de pulido para brillar con intensidad. Podes tomar las dificultades como una posibilidad para dejar fluir tu luz o como un black out… no depende de nadie mas que de vos…

Te dejo este cuento para que veas si estás mas cerca de Alfredo o de Marisa:
“Alfredo, con el rostro abatido de tristeza se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.
Deprimido, descargó en ella sus angustias….que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación…todo parecía estar mal en su vida.

Marisa metió la mano en su cartera, sacó un billete de 50 dolares y le dijo:
– Alfredo, ¿quieres este billete?

Alfredo, un poco confundido al principio, rápidamente le dijo:
– Claro Marisa…son 50 dólares, ¿quién no los querría?

Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta realizarlo un diminuto bollo. Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle:
– ¿Y ahora equivalente lo quieres?
– Marisa, no sé qué pretendes con esto, sin embargo siguen siendo 50 dólares, claro que los tomaré si me lo entregas.

Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo despues sucio y marcado.
– ¿Lo sigues queriendo?
– Mira Marisa, sigo sin comprender que pretendes, sin embargo ese es un billete de 50 dolares y mientras no lo rompas mantiene su valor…

– Entonces Alfredo, debes saber que pese a que a veces algo no salga como quieres, pese a que la vida te arrugue o pisotee, SIGUES siendo tan preciado como siempre lo hayas sido…lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un instante determinado.

Alfredo se quedó mirando a Marisa sin mencionar frase alguna mientras el choque del sms penetraba profundamente en su cerebro.
Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:
– Toma, guárdalo para que te recuerdes de esto cuando te sientas mal… sin embargo me debes un billete NUEVO de 50 dolares para poder utilizar con el siguiente amigo que lo necesite !! ”

Feliz semana, contentos emprendimientos, contento vida para todos.

Marcelo Berenstein
mberenstein@emprendedoresnews.com

La entrada La preferible edad para emprender muestra 1° en Emprendedores.News.


Emprendedores.News



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario