La música y la transformación de producto a servicio

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Spotify celebra la venida a los cincuenta millones de visitantes de pago, todo un hito que cree un incremento del 25% sobre los números de hace un año, y que cobra aun mas significado valorando que su inmediata perseguidora, la todopoderosa Apple® con su Apple® Music, tiene todavía menos de la mitad. La evolución de los 2 beneficios esta siendo seguida con enorme atención: tras un 1° mes en el que se pudo visualizar que resultaría muy complicado para la marca de la manzana eclipsar a la compañia sueca, todo parece demostrar que ambas marcas llegaron un aumento resistente que conserva las distancias entre ambas.

La compañia fundada por Daniel Ek y Martin Lorentzon en octubre de 2008 ha pasado por instantes de todo tipo que han introducido desde protestas y retiradas de artistas que afirmaban vencer muy poco hasta el acoso de unas compañías musicales que pretendían eliminar la parte gratuita, sin embargo parece finalmente haber hallado el acceso de la conversión de visitantes gratuitos a premium: mientras los primeros, que representan el 70% del total, aportan unos $ 220 millones a la cuenta de resultados gracias a la publicidad, los segundos van encontrándose cada vez mas posibilidades de probar el servicio gracias a una política de alianzas y promociones hiperactiva, y aportan casi 2 mil millones de dolares con sus cuotas de suscripción. Por mucho que las discográficas, que forman parte del accionariado de Spotify® porque fue la unica forma de asegurar la disponibilidad de su catálogo, se quejen de lo poco que ganan, los números demuestran que el dilema no esta en Spotify… sino en ellas

A estas alturas, la idea de que la música haya pasado de ser un producto que adquiríamos relacionado a un soporte físico, a convertirse en un servicio de suscripción que nos acepta entrar a cambio de un pago periódico nos resulta ya totalmente aceptable, y se ha transformado sin ninguna desconfianza en uno de los primordiales artífices de que las descargas irregulares hayan caído en la destreza mayoria de los mercados: nada es tan efectivo como competir con un buen servicio, por mucho que algunos pretendiesen que “no se podía competir con lo gratuito”.

Para llegar a ser rentable, Spotify® depende enormemente de la escala. El planteamiento de la rentabilidad de su servicio es necesariamente el de “muchos poquitos”, una inmensa suma de transacciones que representan cada una de ellas una suma minúscula de dinero, sin embargo que cuenta con un elemento interesante: una vez que lo pruebas como servicio premium, resulta muy complicado darse de baja. Visto así, lo que Spotify® trata en todo instante es incentivar la prueba mediante acuerdos de todo tipo como el actualmente publicado con The New York Times, y permanecer a que el embudo de conversión de aquellos visitantes que prueben su servicio premium sea adecuado.

El caso de Spotify® ofrece, con sus ya mas de 8 años de experiencia, una guia muy atrayente sobre un milagro que vamos a vivir en varias mas industrias: el paso de producto a servicio. En un entorno con costos de negociación tan reducidos como la red, en la que practicamente todo esta a un click de distancia, la idea de brindar plataformas de este tipo tiene todo el sentido, y se configura como uno de los estadios mas avanzados, tras la reconfiguración de las relaciones con los visitantes y de los flujos de información interna, de la llamada transformación digital.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario