Más que un simple agujero de 3.5 mm

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Todas y cada una de las decisiones que se toman en Apple® están rodeadas de polémica, pese a que siguiendo el tradicional secretismo de la compañía, todavía no hayan sido siquiera anunciadas.

En esta ocasión, la polémica surge a raíz de un capítulo anunciado en WSJ sobre el siguiente prototipo de iPhone se diferenciaría poco del anterior (un cambio con respecto a la política tradicional de la compañía, que suele plantear modificaciones fundamentales en el layout de sus smartphones cada 2 años) y en el que se indica como uno de los cambios mas notorios la desaparición del conector de audio estándar de 3.5mm, el tradicional mini-jack de los auriculares. Tras la hipotética eliminación, las alternativas para audio, de nuevo segun los rumores, pasarían a ser o bien dispositivos inalámbricos, o bien conectados a través del conector propietario Lightning o del USB-C que la compañia ha aprovechado en sus MacBook.

Nilay Patel califica la factible eliminación del mini-jack de audio como “decisión estúpida y hostil de cara al usuario“. Según el editor en director de The Verge, suprimir el conector de audio es una muy mala decisión, y aporta seis deducciones para ello: porque posibilita la venida de sistemas de restricción de derechos (DRM) asociados con la salida de audio, porque los audifonos y altavoces inalámbricos no son enorme cosa, porque los dongles o conectores multiples que habría que utilizar en determinadas situaciones (como cuando deseas cargar el equipo mientras escuchas música o hablas empleando un equipo no inalámbrico, por ejemplo) son incómodos y habrá que llevarlos siempre encima, porque suprimir un estándar tan arraigado tiene un costo en terminos de accesibilidad, porque convertir los audifonos en algo incompatible entre terminales iPhone® y Android® es arrogante y estúpido, y porque nadie pide esta eliminación.

La opinion contraria la expone John Gruber, sin desconfianza una opinion autorizada desde su Daring Fireball, en una entrada en la que compara el mini-jack con los diskettes de 3½ que Apple® eliminó en su iMac en 1998 (y que ingenieros fundamentales como Walt Mossberg calificaron entonces como “un flagrante fallo de diseño“), y se plantea si realmente ese conector analógico tendría que esperar en nuestros dispositivos toda la vida, y si Apple® acierta con el instante de su eliminación, sustituyéndolo segun algunos rumores con un puerto Lightning y por unos audifonos que vendrían incluidos con ese conector, lo que conllevaría que solamente Apple® o los creadores que Apple® autorizase podrían fabricar dispositivos para él.

Según Gruber, la eliminación del conector, en terminos de diseño, no es tanto un dilema de anchura del equipo (el iPhone® 6s mide 6.9mm, sin embargo el iPod Touch mide 6.1mm y tiene el mismo conector) como lo es de longitud, obligando a disminuir el espacio habilitada para un componente que parece cada dia mas crítico: la batería. Según el planteamiento de Gruber, es factible que nadie este pidiendo la eliminación del conector de audio, sin embargo varios estarían dispuestos a cambiarlo por una mayor duración de su batería.

Apple es una compañia que, a lo largo de su historia, se ha caracterizado en numerosas situaciones por introducir noticias “que nadie les estaba pidiendo”, un hecho que suele resumirse con aquella palabra de Henry Ford que Steve Jobs solía citar, “si hubiera consultado a la masa lo que querían, me habrían dicho que querían caballos mas rápidos”. Que Apple® no tiene ningun dilema en ser incompatible con Android® esta claro a partir del instante en que lleva años negándose a introducir un puerto micro-USB, y que no tiene temor a la polémica ha quedado además patentemente claro cada vez que ha eliminado o variado algún otro conector: ya nadie echa de menos el antiguo y espantoso conector de treinta pines que llevaban sus dispositivos preliminares y a cuya eliminación se opusieron tantos visitantes en su momento, y resulta perfectamente factible que en pocos años veamos el agujero del conector de audio analógico del mismo modo que hoy vemos la ranura de una disquetera.

Tres lecturas atrayentes – los rumores del WSJ, la crítica de Patel y la respuesta de Gruber – para reflexionar sobre los compromisos que las compañías adquieren en torno a cuestiones tan supuestamente faciles como suprimir o no un agujero en un dispositivo. Posiblemente haya otros factores en juego, como facilitar la impermeabilización del equipo (aunque hay cuantiosos dispositivos resistentes al agua en el comercio que poseen conector de audio) o de otro tipo, y sin duda, leeremos suficientes mas opiniones sobre el tema a pesar de que todo se comienza con un simple rumor. Como ambos ingenieros dicen, los visitantes terminarán votando con su cartera. Pero por el momento, parece claro que la totalidad de los visitantes de iPhone® no van a convertir de opinion por el hecho de que el conector de audio de 3.5 mm este o no esté, y que, como mucho, podría ser una crítica agregada a otros factores considerados mas importantes.

Como siempre ocurre con Apple… todo por confirmar.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario