Mensajería instantánea: ni tan inocente, ni tan personal

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Con las redes sociales habituales y la publicidad bajo potente dominio y escrutinio en los procesos electorales de cada vez mas paises del mundo, se multiplican las evidencias que apuntan a que los interesados en la manipulación de los ciudadanos están orientando cada vez mas sus esfuerzos hacia una nueva herramienta, teóricamente mas personal y sobre la que resulta mucho mas complicado ejercer un dominio efectivo: la mensajería instantánea.

Diseñada principalmente como medio de interacción personal, para charlas entre conocidos, la mensajería fugaz ha transformando para convertirse, en varios casos, en una tool grupal a través de la que circulan y se difunden todo tipo de mensajes. Tras el papel supuestamente destacado de Facebook® Messenger en la publicación de rumores y mensajes de odio racial en la crisis humanitaria de los Rohingya en Myanmar en 2017, Facebook® ha determinado introducir alternativas que aceptan a los visitantes reportar charlas a través de la herramienta, con categorías como acoso, discurso de odio o suicidio, en un intento por ejercer un mayor nivel de dominio sobre una tool que, como tal, no es propiamente una red social, sino un canal de comunicacion que ha excedido los límites de lo que originalmente era la comunicacion interpersonal.

En el mismo sentido, algunos artículos apuntan al papel central que WhatsApp(mensajeria) parece estar jugando en la campaña electoral de las próximas elecciones indias: una enorme suma de grupos con elevados niveles de popularidad, partidos haciendo infraestructuras en las que sus socios se responsabilizan de influenciar el voto de definidos grupos de personas, y publicación de mensajes que, por hallarse en origen dentro de un canal restringido a la comunicacion privada, pueden exceder el tono o eludir el dominio que en origen se practica sobre la publicidad electoral o los mensajes de campaña tradicionales. En la práctica, una forma de tratar de influenciar el voto indeciso mediante una tool cuyas charlas discurren en un entorno transcrito al que ni siquiera la propia compañia tiene acceso, y que por tanto tendría necesariamente que partir de la propia acusa del receptor del sms de cara a potenciales acciones de control.

Cada vez son mas las individuos que consideran los grupos de mensajería fugaz como foros en los que reciben y comentan novedades de todo tipo. En realidad, como todo entorno social, contamos de un canal a través del que pueden plantearse y escalarse acciones de ingeniería social, con el dilema de que, en este caso, el dominio es aún mas complicado que en el caso de las redes sociales tradicionales. Grupos en los que habitualmente existe un contacto personal con algunos de los miembros, que típicamente reflejan y amplifican las creencias de sus participantes, y en los que los interesados en llevar a cabo procesos de manipulación pueden adentrarse de forma relativamente sencilla, circular novedades falsas o mensajes inflamatorios, y poner en destreza todo tipo de técnicas de ingeniería social. Mientras en una red social resulta relativamente sencillo, para el gestor de la red, cotizar la publicación o el alcance de una campaña o acción publicitaria, en una red de mensajería fugaz este tipo de acciones de evaluación podrían resultar practicamente imposibles.

La solucion a este tipo de procesos no está, me temo, en un dominio de los canales que, en casos como el de la mensajería instantánea, se antoja practicamente imposible. La solucion hay que buscarla a mas largo plazo, casi generacional, mediante procesos que, introducidos en la educación, ayuden a la creación de criterio, a la generación de practicas como la comprobación de fuentes, la depuración de mensajes, el contraste o el reconocimiento de procesos de manipulación: solo una comunidad que se prepare adecuadamente contra este tipo de procesos de intoxicación colectiva puede considerarse madura a la hora de desenvolverse en la era de unos medios sociales que han sido vistos por varios como una auténtica oportunidad. Tras la destreza de unas elecciones norteamericanas convertidas en prueba máxima, y previamente ensayadas en multiples procesos electorales en otros países, ahora viene la enésima edición: la introducción en la ecuación de las tools de mensajería instantánea: algunos visitantes en India afirman estar expuestos a mensajes de contenido político practicamente cada minuto, con contenidos que van desde las puras soflamas hasta las encuestas falsas con finalidad de dinamizar el voto, en un entorno en el que, además, el refuerzo social se construye en base a individuos conocidas, a familiares o a amigos, lo que dificulta un eventual abandono del grupo. Un proceso que, mucho me temo, solo puede ir a más, y en el que las acciones de dominio se antojan sumamente complejas. La unica solucion es llevar a cabo mas trabajo de información, mas advertencias, mas esfuerzos por eludir que los ciudadanos consideren un único canal como fuente infalible de conocimiento, en un proceso en el que varios no sospechan aquello que tiene mas sentido o mas oportunidades de ser verdad, sino simplemente aquello que refuerza sus tesis o sus creencias. Y en este sentido, las tools de mensajería fugaz podrían estar convirtiéndose en toda un arma de manipulación extensiva con fundamentales oportunidades de cara a próximos procesos electorales.

Nada es mas sencillo que manipular a aquel que practicamente busca ser manipulado.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario