Mucho más que transporte: repensando la movilidad

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Ayer estuve en Bilbao, en el XXIII Congreso Nacional de Transporte Urbano y Metropolitano, hablando sobre las diferentes tendencias que afectan a la movilidad urbana, cada vez mas condicionada por factores como los índices elevados de contaminación, la congestión, las restricciones, y el agotamiento de un modelo, el del automóvil particular, que cada dia se evidencia mas como un grave fallo histórico: decididamente, las ciudades y los vehículos particulares no encajan bien. La lógica es que cada vez mas ciudades se planteen restricciones totales al automóvil particular.

Autobuses, taxis, metro, tren o bicicletas son las alternativas lógicas para sustituir al automóvil particular, acompañadas de esquemas como car-sharing, ride-sharing o car-pooling que sirvan maximizar las alternativas disponibles y para incentivar que los visitantes dejen su automóvil en home – o incluso, dejen de plantearse adquirirlo. En ese entorno, que el transporte público se plantee como adaptarse a los tiempos que vivimos resulta absolutamente fundamental,y el hecho de que varias de las compañías que llevan a cabo esa labor dependan de concesiones o de licencias municipales lleva, de forma natural, a que los incentivos de la presión competitiva no se apliquen de la misma manera.

En ese contexto, que surjan cada vez mas compañías dispuestas a entregar alternativas a la movilidad tradicional es algo que resulta totalmente lógico. Compañías como Uber, Lyft, Didi Chuaxing, Zipcar, Getaround, DriveNow, Car2go, Cabify y varios otros tejen una red de alternativas cada vez mas densa, en cuya complejidad, unida a la de las alternativas del transporte público, el cliente navega mediante apps que promueven el desplazamiento multimodal, como Citymapper o Moovel.

Así, pasamos de un automóvil particular como forma practicamente hegemónica de transporte en la totalidad de las ciudades, a que tener coche sea simplemente una de las alternativas de transporte multimodales, bajo demanda y compartidas. De una propuesta de transporte limitada y con pocos niveles de servicio, a mas oportunidades de elección y mas niveles de servicio disponibles. De un transporte público financiado y gestionado por el sector público, a una propuesta de transporte público mixta público-privada; y de sistemas de transporte desconectados y en silos, a sistemas conectados y bajo demanda que se basan en la información para producir eficiencia.

Tres ejes importantes de evolución, como ya explicamos en su instante en la exposición del informe Upgrading urban mobility: los desafíos de la movilidad urbana” del que fui coautor junto con Gildo Seisdedos: la intermodalidad (integración), la accesibilidad (pool de alternativas disponibles), y la energía (propulsión). En ese punto, comenté los mejoras llevados a cabo por compañías como Tesla, los impresionantes resultados del lanzamiento del Model 3, la claro supremacía del motor eléctrico en terminos de simplicidad, reducción de averías y por supuesto, limpieza, y el resistente choque que podíamos permanecer de una tecnología como la de automóvil autónomo, en una carrera en la que, además de la ya conocida Google, se unen varios otros creadores y actores como la propia Tesla, Uber, Apple, Fiat Chrysler y varios otros. Competencia, ese factor elemental que hace recorrer la tecnología, y que las industrias de transporte público tienen que tener en cuenta: abandonar actitudes que consideren estos temas como poco probables o como ciencia-ficción resulta cada vez mas fundamental… todos aquellos que pretendan apelar al escepticismo y al conservadurismo en la gestión basándose en que “los coches, autobuses, trenes y tranvías no conducirán solos” deberían ser echados a patadas en un escenario en el que se calcula como fecha mas posible para la publicación de este tipo de vehículos situada en torno al año 2020. 

Es en esa circunstancia, con un auditorio repleto por testigo, cuando el que aparezca una persona que trabaja en una compañia municipal de transportes con una actitud absolutamente sectaria y con claro animadversión por deducciones que no alcanzo a comprender, te acepta comprender lo complicado que resulta tratar de que cualquier tipo de solucion al dilema de la movilidad urbana provenga de alguien así. Una de esas individuos con las que la máxima “don’t feed the troll” deja de aplicar: además de “saludar” el origen de mi operación con esta tontería (la imagen ni siquiera era mía), mintió descaradamente atribuyéndome palabras que yo no dije en ningun instante de la charla (ni dije, como podrán atestiguar cualquiera de los asistentes, ni son consistentes con mi argumentación, ni definitivamente pienso) y que además se niega obstinadamente a disculparse. Afortunadamente, en el entorno de un congreso fantásticamente bien preparado y repleto de individuos constructivas, abiertas y positivas, una actitud como esa fue una verdadera excepción.

Noemí Navas, de Cinco Días, me entrevistó con fundamento de la reunion y lo publicó ayer bajo el titulo “No se va a poder vivir de conducir” (pdf), y además me cita en otro capítulo redactado junto con Marimar Jiménez y titulado “Compras y alianzas, zombies para dominar el transporte del futuro” (pdf). La exposición que utilicé esta habilitada en su integridad en Slideshare, y los enlaces recomendados los he incorporado en esta misma entrada.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario