Segundo aniversario de Car2go en Madrid

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Mis amiguitos de Car2go están celebrando el 2° cumpleaños de su lanzamiento en Madrid, en cuya presentación me pidieron entonces que participase, y con tal fundamento me solicitaron una breve reseña para su nota de prensa. La nota fue distribuida esta semana por Europa Press, así que es factible que la hayáis visto suceder en algunos medios.

Cuando hace 2 años hicimos la exposición de Car2go en Madrid, yo acababa de regresar de Stuttgart, donde había estado hablando con su parent company, Daimler, sobre la esencia de la innovación y por qué las compañías estaban obligadas a buscar e innovar exactamente en los componentes que podían ser susceptibles de alterar – o eventualmente destruir – su vigente prototipo de negocio: a nadie se le escapa que si algunos de los desarrollos recientes de Daimler, como Car2go, MyTaxi o Moovel, funcionan maravillosamente bien, el incentivo para adquirir un vehículo propio puede llegar a disminuir. Toda esa reflexión venía al hilo de un capítulo sobre los procesos de innovación que había redactado en Forbes, If you want to change things, you have to break things (lo que sería en español de toda la vida un “si deseas crear tortilla, deberás que romper algunos huevos” 🙂 En mi presentación, hablé exactamente de esas cosas, de como las respuestas tradicionales habían comprobado su inutilidad a la hora de disuadir al ciudadano del uso de su vehículo particular, y de por qué era imprescindible plantear mas alternativas para la movilidad en las ciudades.

Car2go era hace 2 años en Madrid un concepto suficiente sorprendente: la idea de tener una armada de vehículos aparcados en cualquier punto de la ciudad que cualquiera podía, con una simple app, localizar, abrir, conducir y pagar por minutos de uso era ya de por sí muy curiosa, y pese a que ya era relativamente usual en otras ciudades, resultaba poco conocido. La decisión de la compañia de venir a Madrid con una armada solamente eléctrica le abrió las puertas de un Ayuntamiento muy sensibilizado con temas como la congestión y la contaminación, lo que llevó a la institución a participar activamente en la presentación, y la norma que permitía aparcar vehículos eléctricos sin restricciones en zonas azules o verdes fue clave a la hora de crear el prototipo económicamente viable… pese a que se pasó por algunos instantes malos. Por otro lado, la compañia llegó en medio de una “tormenta perfecta”: una ciudad y un Ayuntamiento cada vez mas concienciados con el dilema medioambiental, con unas circunstancias climáticas que generaban lecturas alarmantes en las estaciones de medida, con restricciones planteadas como inminentes, y con un progresivo interes en el vehículo eléctrico. El lanzamiento despertó muchísimo interés, hasta el punto de que, en muy poco tiempo, la ciudad se configuró como una de las mas activas en el uso y rotación de sus vehículos.

Hoy, el prototipo ya no resulta sorprendente, sino un elemento permanente del paisaje urbano: a Car2go le siguió Emov, sobre la que escribí un diminuto mini-caso el pasado junio, y en breve tendremos además a Zity y a DriveNow. Una propuesta amplia, con vehículos de diferentes características, que puede alcanzar que, efectivamente, mas visitantes se planteen no mover su vehículo particular, o inclusive no adquirir uno. ¿Es el carsharing eléctrico la solucion a los problemas del trafico en las ciudades? No, o al menos, no de forma automática, sin embargo sí es, con seguridad, uno de los componentes implicados en la transición de la idea de vehículo como posesión, como producto, a una mas centrada en el concepto de servicio a demanda, una visión de futuro que ya incluye, como prueba el modelo, a los propios creadores de vehículos. Por otro lado, los documentos referentes al incremento de la demanda en los beneficios de carsharing en días de restricciones por elevada contaminación podrían demostrar que si varias de estas restricciones se planteasen como permanentes, como las referentes a la reducción drástica del espacio de aparcamiento en superficie, podríamos pensar en transicionar hacia entornos en los que la presión del trafico dentro de las ciudades se redujese de forma considerable. Entre tener decenas de conductores cada dia usando ineficientemente sus vehículos particulares y dando vueltas incesantemente por la ciudad tratando aparcarlos, y tener una amplia armada eléctrica compartida y en régimen de alta ocupación, es claro que la segunda solucion cree una optimizacion del uso de los bienes y una alternativa mucho mas sostenible.

A continuación, el breve párrafo que escribí para la comunicacion del 2° aniversario de la compañía:

Cuando algo, en 2 años, pasa de ser un simple lanzamiento de un servicio a convertirse en un elemento icónico y omnipresente del paisaje de una ciudad, es que contamos de un cambio importante, de uno de los componentes que caracteriza el futuro del transporte urbano. Car2go llegó en medio de la tormenta perfecta – contaminación y atascos crecientes, medidas restrictivas, e interes por la movilidad eléctrica – y tiene mucho que aportar de cara a que se produzca un cambio de mentalidad que posibilite un futuro preferible para todos. El futuro del vehículo no es ser un producto, sino un servicio. 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario