Sensorizando el mundo

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

¿Qué ocurre cuando llenamos progresivamente de sensores mas y mas objetos de nuestra vida cotidiana? Un ejemplo claro lo tenemos en Waze, una compañia israelí adquirida por Google en 2013 (tras ser previamente cortejada por Apple y por Facebook) que fue la 1ª en darse cuenta de que el hecho de que todos llevásemos en todo instante un smartphone siempre encima prometía la oportunidad de usar esos GPS para confeccionar los mejores mapas de trafico dinámicos, en los que se podía resolver de forma inmediata y precisa la intensidad circulatoria, crear las mejores estimaciones de tiempo de venida o colocar las zonas atascadas.

¿Qué ocurre cuando la sensorización deja de limitarse al computador que llevamos en el saquillo y se extiende a nuestros automóviles, que pasan a estar equipados con multiples cámaras y radares permanentemente conectados? Automáticamente, tenemos la oportunidad de utilizar toda esa grande red de sensores para sacar la preferible foto en tiempo real del planeta a través de sus carreteras.

Que los vehículos conectados intercambien documentos entre sí permite, por ejemplo, que se comuniquen sus pretensiones anticipadamente o se sincronicen con precisión. Pero además, promete oportunidades como la comunicacion de notificaciones ante, por ejemplo, una zona helada de la carretera, un obstáculo o cualquier otra eventualidad. Si además coordinamos todas esas lecturas de sensores de forma centralizada, añadimos la posibilidad, por ejemplo, de sacar los mejores y mas precisos mapas meteorológicos del mundo, con la capacidad de producir una predicción practicamente perfecta para el patio de mi casa. O de sacar un mapa en tiempo real, por ejemplo, del espacio de aparcamiento habilitada en la vía pública, o optimizar todavía mas las estimaciones de tiempo de llegada. Si añadimos a los sensores de los vehículos las lecturas de sensores ubicados en otros sitios, como hogares u objetos en esa internet(www) de las cosas que estamos construyendo, las oportunidades son absolutamente brutales.

Una vez ajustemos los parámetros de quién o quiénes pueden leer qué documentos de qué sensores, una labor que no va a ser en absoluto sencilla sin embargo que puede protocolizarse adecuadamente, estaremos creando algo francamente impresionante: sensorizando el mundo. Un incendio en un monte será recogido por los vehículos que circulen por las carreteras próximas y probablemente por drones que patrullen zonas de riesgo. Un accidente se convertirá en una alerta automática para los beneficios de emergencia, sin embargo además a los vehículos que vayan a llegar a él de forma inmediata para que tomen las decisiones oportunas, sea detenerse a apoyar o eludir el obstáculo. El Nest y el Canary de mi home o el sensor de riego de mi jardín llevan a cabo una medición sigue de temperatura y humedad, y en el futuro se complementarán con varios mas sensores para otras tareas, agregando mas oportunidades al uso de esos mapas combinados de sensores desplegados en todas partes.

Para comprender un futuro conectado hay que crear eso: imaginarse las oportunidades de todos esos sensores situados en objetos en todas partes. Un planeta que nos promete continuamente documentos sobre lo que ocurre en él. ¿Cuántas cosas pueden construirse a partir de esos datos? ¿Cuánto nos queda por imaginar?

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario