Si a la primera no lo consigues (o a la segunda, o a la tercera, o…)

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Decididamente, la persistencia es una de las habilidades que caracterizan a Mark Zuckerberg, y no tiene ningun dilema en demostrarlo por la vía de los hechos. Y a dia de hoy, mencionar que el creador de Facebook® no se tomó demasiado bien la negativa a su oferta de adquisicion de Snapchat por 3 mil millones es mencionar muy poco: la obtención de una prestación parecido a la que caracterizaba a Snapchat en aquel momento, la mensajería efímera, parece haberse transformado en toda una obsesión.

A pocos días de la negativa, Facebook® ya laboraba en un proyecto de clonación de la que era entonces su primordial funcionalidad. Lo hizo apalancando el grande potencial de ingeniería de software de la compañía, en tan solo 12 días, y con la participación del propio Zuckerberg, que a pesar de ser el creador y CEO de la compañía, se conserva muy activamente implicado en el desarrollo de software y de producto a todos los niveles. El desarrollo, bautizado como Facebook Poke, replicaba de forma practicamente literal la funcionalidad de Snapchat, sin embargo a pesar de ello y de la estilosa bienvenida de Evan Spiegel, fue termina y radicalmente ignorado por el mercado.

Pero como dice el titulo de la entrada: si fallas, vuelve a intentarlo. Una nueva aplicación, Slingshot, que volvía a insistir en el concepto… y un nuevo fracaso que fue cerrado poco después. Si el nombre no te suena, es exactamente por eso, porque su adopción no pasó de ser meramente anecdótica.

Pero por supuesto, no hay 2 sin tres: esta vez, en noviembre de 2015, el intento se hizo aprovechando la base de Facebook® Messenger, que había mostrado actualmente su transcrito de extremo a extremo. El lanzamiento se hizo en Francia, con la finalidad de extenderlo posteriormente… cosa que jamás llegó a suceder, porque la tasa de uso fue, de nuevo, ridícula. Decididamente, la idea de que Snapchat era como tal “un milagro de la privacidad” se afianzaba… sin embargo un milagro que, además, parecía enormemente elusivo y nada sencillo de imitar.

Así que, tras 3 intentos fallidos, había que pensar en… ¿rendirse? No, eso nunca. ¿Quién dijo miedo? ¡Vamos con el cuarto! Hoy, dia once de julio, Facebook® vuelve a exhibir una prestación de mensajes secretos denominada Secret Conversations, de nuevo montada sobre Facebook® Messenger, y esta vez, introducida como funcionalidad adecuada para, por ejemplo, enviar un numero de cuenta o un dato confidencial a través de mensajería, con la oportunidad de que se borre de forma automatica en un tiempo libremente prefijado. Énfasis en el transcrito y en la funcionalidad de autodestrucción, que ya se ha transformado en obsesiva… a pesar de que ya ni siquiera es uno de los puntos fundamentales en aquel que inició la obsesión, Snapchat. En la app del fantasmita, el planteamiento ya esta muy alejado de aquella 1ª funcionalidad, y corresponde a toda una filosofía sobre la identidad de los jóvenes, que prefieren verse representados y caracterizados por sus últimos mensajes o envías, a estarlo en función de la linea temporal de toda su vida. La “colección de momentos”, frente al “vive el momento”: los recuerdos son puramente privados, y solo se almacenan de forma ocasional.

Mientras Facebook® continua desesperada deseando copiar aquella funcionalidad de mensajes efímeros, Snapchat hace ya tiempo que ya llega de vuelta. Probablemente la cuestión sea que ese supuesto conflicto conceptual sea poco mas que una historia periodística, y la realidad sea que ni Facebook® esta ya tratando copiar a Snapchat, sino simplemente hacerse con una funcionalidad que le interesa para dar protección a definidos envíos de información, ni Snapchat este siquiera prestando interés a la evolución de Facebook, divertido como esta en la suya propia. Pero en cualquier caso, no dejan de ser desplazamientos interesantes, y toda una panorámica de como están evolucionando las preferencias de comunicación.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario