Sobre el futuro del trabajo, en El País

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Miguel Ángel Criado me envió varias preguntas por correo electrónico para documentar su capítulo en El País sobre el futuro del trabajo, encuadrado en el Proyecto REIsearch sobre el choque de la nueva generación de internet(www) sobre multiples facetas de la vida, y que fue anunciado ayer con el titulo “La tecnología jubilará 1° a los menos cualificados” (versión en papel en pdf). 

El tema, como sabréis los que os pasáis por aqui a menudo, me apasiona completamente, y lo revisito de forma suficiente habitual. Mis soluciones intentan sintetizar varias de las cuestiones mas candentes cuando se habla del futuro del trabajo como base elemental de la comunidad que sabemos o inclusive de la identidad de la persona, hasta el punto de que cuando contamos de alguien, es muy usual definirlo creando referencia a su profesión. Ideas como la destrucción neta de puestos de trabajo, el concepto de a qué llamamos empleo, la oportunidad de que trabajar en el futuro se entienda de una forma totalmente distinto a como la sabemos hoy (o inclusive a que existan varias actividades que nos parezcan cualquier cosa menos un trabajo y que se desarrollen en regímenes no relacionados a ningun tipo de horario o de presencia en un lugar determinado), la evolución hacia sistemas basados en la renta básica incondicional, o las potenciales variables geopolíticas implicadas en esa evolución.

A continuación, el texto completo de las preguntas y soluciones que intercambié con Miguel Ángel (como entenderéis, sabía perfectamente que era inútil que publicase todo y que tendría que limitarse a uno o 2 entrecomillados, sin embargo me lancé a escribir como si no hubiese un mañana porque, como ya he comentado, el tema me parece atractiva y escribir siempre ayuda a ordenar las ideas 🙂

 

P. En el proceso de destrucción/creación en el que andamos inmersos por obra y gracia de las nuevas tecnologías, ¿cuál será el balance neto? ¿habrá más, menos o el mismo empleo?

R. Depende de lo que entiendas por empleo. A medida que las máquinas van no solo estudiando a crear mas cosas, sino que también las van creando cada vez mejor, mucho preferible que las individuos (conducir un vehículo, controlar una herramienta, ensamblar cosas en una cadena de montaje, funcionar lenguaje, etc.) y a un costo mas bajo, pensar que va a haber mas empleo del tipo que hoy sabemos como empleo es simplemente absurdo. Si restringimos empleo a lo que hoy sabemos como empleo, olvídalo: habrá mucho menos. Sin embargo, lo que tenemos que pensar es que vamos hacia un planeta en el que varias individuos harán cosas que hoy no consideraríamos empleo, sin embargo lo serán.

Esto, en realidad, lo hemos visto antes: yo tenía verdaderas dificultades para explicarle al abuelo de mi mujer, con sus noventa y tantos años, que esos días que yo me quedaba en home delante de mi computador estaba en realidad trabajando. Me miraba con duda y, al cabo de un rato me volvía a preguntar, “ya, pero… ¿no vas a ir a trabajar?” Para él, el trabajo era inseparable del hecho de desplazarse a un lugar definido y “hacer” físicamente algo, y como eso de sentarme delante de una pantalla “no podía ser trabajo”, se preocupaba porque pensaba que su nieta se había casado con un tipo supuestamente muy vago que no salía de home para ir a trabajar y que se pasaba el dia delante de una pantalla… probablemente “jugando a algo”. ¿Cuántas cosas de las que vivirán nuestros hijos serán para nosotros inclasificables dentro del concepto de “trabajo” o “empleo”?

Para acomodar ese tipo de empleo que una persona hace “cuando quiere y le apetece”, porque si no es algo que le apetece habrá una maquina que lo haga, hay que convertir el prototipo social. Sin ese cambio de modelo, la distribucion de la riqueza entraría en un absurdo conceptual, con un porcentaje cada vez mayor de excluidos y una concentración cada vez mas elevada de riqueza en manos de unos pocos, algo social y políticamente insostenible. Cuando cambia el concepto que tenemos de empleo o trabajo como elemento central de la identidad de las personas, cambia todo el prototipo social. Por mas que pienso en ejemplos cercanos de sociedad, no paro de llegar a la misma conclusión: será indispensable un prototipo de renta básica incondicional que dote a las individuos de una independencia para crear lo que quieran hacer, que les permita suceder temporadas de su vida centrándose en adquirir determinadas cualidades – y liberados totalmente de la presión de sacar un sueldo como lo sabemos hoy en dia – mientras otras temporadas prefieren concentrarse en crear algo que les permita sacar unos ingresos complementarios (recordemos que la renta que percibían será incondicional, no la perderán ni les desincentivará de crear otras cosas) que les admitan diferenciarse, elevar su nivel de vida o darse unos caprichos.

Cuando desacoplamos el trabajo de la obligación de sacar ingresos por encima de todo, y cuando eliminamos la espantosa cultura del subsidio (te doy esto porque lo necesitas, sin embargo te lo quitaré si obtienes un ingreso), obtenemos un prototipo social totalmente distinto y que, para mí, tiene mucho mas sentido. Cada vez veo mas pruebas de que nos dirigimos hacia un prototipo en el que la renta básica incondicional será un elemento central, y lo veo venir tanto desde ideologías que exploran una redistribución de la riqueza mas justa, como desde los mas liberales que exploran simplificar los modernas sistemas de ayudas y subsidios. La renta básica hace ya tiempo que no mira a la derecha ni a la izquierda, mira hacia delante.

P. De la misma forma que el agua corriente dejó sin trabajo a los aguadores o el coche a los herreros; ¿quiénes serán los perdedores en los próximos años? ¿y los ganadores?

R. Yo suelo mencionar que los perdedores serán los que “trabajan para vivir”, aquellos que simplemente van a trabajar todos los días para llevar a cabo actividades que no les satisfacen en absoluto, sin embargo que exigen crear para sacar un dinero que les resulta imprescindible. Esos trabajos, en su inmensa mayoría, desaparecerán y serán sustituidos por máquinas siempre que haya un interes economico por hacerlos mas eficientes y competitivos. Todos los trabajos administrativos, por ejemplo, desaparecerán. La arqueología, en cambio, no lo hará, porque pese a que es una disciplina interesantísima, tardaremos mucho en hallar un prototipo economico que justifique que la arqueología no la hagan personas, por mucho que podamos edificar máquinas capaces de investigar el suelo y excavar para extraer un fósil. Y lo que tengo claro es que la totalidad de los que “vivimos para trabajar”, en el sentido de que vuestro trabajo nos gusta, nos divierte o le vemos un sentido que nos llevaría inclusive a continuar haciéndolo pese a que no nos pagasen por ello, encontraremos nuevas maneras de crear ese trabajo que nos apasiona, utilizaremos máquinas y algoritmos que nos permitirán mejorarlo, sin embargo será complicado que lo perdamos.

P. La 1ª oleada de innovaciones tecnológicas fue eminentemente made in USA. ¿Crees que Europa todavía tiene oportunidad de protagonizar esta segunda oleada (IoT, IA, robótica, IoE…) que viene?

R. No tengo claro que Europa tenga oportunidad de dirigir nada, porque fácilmente no lo esta buscando ni tratando de ninguna manera. Tengo claro que los Estados Unidos estaban en ello, sin embargo que llegó un idiota a la Casa Blanca incapaz de comprender la tecnología y con un nivel de incultura tan grande que le lleva inclusive a ser negacionista del cambio climático, y que se dedicó a sabotear el país obsesionándose con regresar a poner obreros en las cadenas de montaje (cuando en realidad funcionarían infinitamente preferible con máquinas en lugar de personas), con poner obreros en las minas, y con ideas tan disfuncionales y alucinantes como regresar al carbón. Ningún país es apto de superar tanta estupidez, y los Estados Unidos perderán su liderazgo internacional antes de que Trump abandone la Casa Blanca. También tengo claro que China tiene un grande incentivo para convertirse en el mayor impulsor de la automatización inteligente, del machine learning y de la robótica, porque es la unica forma de crear su prototipo economico sostenible, veo que trabaja en ese tema con una clarísima consideración estratégica desde hace años, y que además, como prescinde de algo como la democracia, lleva a cabo esas transformaciones de una forma infinitamente mas eficiente. No digo que el prototipo sea bueno, yo jamás querría vivir en un país en el que la democracia no existiese, sin embargo indudablemente, les acepta acometer cambios ambiciosos sin encontrarse a nadie enfrente tratando impedirlos, porque controla un pensamiento único marcado por un régimen autoritario. ¿Y Europa? Europa esta tan preocupada por el mantenimiento del statu quo y de los ejemplos conocidos, que simplemente se niega a investigar los nuevos, a plantearse siquiera salir de su zona de confort. Dudo seriamente que Europa tenga hoy una cultura que le permita dirigir nada.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario