Sobre el modelo de Silicon Valley

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Hablé con Marta Garijo, de El Diario, sobre los recientes resultados presentados por Apple y la supuesta crisis del prototipo de Silicon Valley, un tema en el que decididamente tengo la impresión de que tienden a mezclarse varias ideas y conceptos. Ayer, Marta publicó su noticia, titulada “¿Se agota el prototipo de Silicon Valley? Apple® y Twitter® pierden fuelle frente a Google® y Facebook” (en pdf), y citó algunos de mis comentarios.

Para empezar, los resultados de Apple® no me parecieron malos en absoluto. A estas alturas, comprender que los modelos de aumento ilimitado no existen y penalizar a una compañia por ello me parece una buena prueba de lo malos que son los mercados financieros como forma de calcular del precio real de nada. Apple® ha planteado la reinvención de cuantiosos productos y categorías, y seguirá haciéndolo, porque esta en su forma de plantear la innovación. Que el parque de iPhone, cimiento básico de los ingresos de la compañía, avance a mas o menos ritmo depende de varios factores, entre otros la conciencia de que es un artefacto suficientemente intenso para el uso que le damos o no, y en este momento, claramente parecemos estar en un compás de espera: nuestros terminales nos entregan las prestaciones que necesitamos para el uso que les damos. Surgirán, por supuesto, nuevos usos, nuevas apps y nuevas posibilidades, y volveremos a ritmos de aumento rápidos en ese ámbito. Apple ha estado ya ahí, y se ha recuperado en otras situaciones perfectamente, con simplemente poner en el comercio una nueva edición de iPhone. El prototipo de negocio de Apple, que combina mejoras en cuota de comercio con, sobre todo, mejoras en cuota de cliente, sigue teniendo muy buena salud: todos los años, los visitantes de productos de la marca siguen pasando por una Apple® Store física o virtual, gastándose un poco mas de dinero, y estando supuestamente encantados con ello.

Google progresa en su valoración bursátil, compite con Apple® por el derecho a considerarse la compañia mas valiosa del mundo, y pese a que sigue teniendo una patológica dependencia en sus ingresos de un prototipo que puede tener sus obvias limitaciones, parece haber entendido fantásticamente bien la idea de pelea contra el isomorfismo y de preservación de la innovación con la definición de Alphabet como holding empresarial. Como en el caso anterior, si esto es una crisis, quiero estar en crisis mañana mismo.

Facebook es otro caso similar. Si alguien puede imaginarse sentado encima de una atalaya que acepta una vistazo inmediata a los intereses de mas de mil seiscientos millones de individuos en todo el mundo, entenderá lo que esta compañia vale y las cosas que puede plantearse hacer. No, no crecerá toda la vida al mismo ritmo porque se le acabarían las individuos en el mundo, sin embargo sin desconfianza sigue creciendo en su prototipo de uso, en las alternativas que ofrece, en el acceso hacia convertirse en el sitio en el que mas visitantes acceden a noticias, y en un aporte de precio que no parece en absoluto estar en crisis, hasta el punto de poder continuar planteándose pagar – pese a que a veces sean cantidades absurdas – por cualquier indicio de cualquier cosa que pueda llegar a plantear competencia a su prototipo de atención.

¿Twitter? Claramente, un dilema diferente. Hablamos de una caída del precio de la acción muy significativa desde los valores de su IPO que la ubica como objetivo factible para adquisiciones, de una transición directiva compleja, y de una compañia que, pese a que nadie entre el planeta empresarial bien informado o entre los protagonistas públicos discute su oferta de valor, localiza problemas para definirla cuando contamos de visitantes comunes, de la base de la pirámide. Una compañia o una celebridad entiende perfectamente Twitter® como una tool de comunicación, de servicio al cliente o de propaganda de enorme valor, que si no existiese habría que inventar… sin embargo el numero de cliente no crece, porque el cliente medio ya no sabe para qué diablos funciona Twitter, ni que modificar ahí. ¿Sigue teniendo sentido colaborar un instante mundano de mi vida, o no? ¿Es atrayente colaborar novedades que me parecen relevantes? ¿Me arriesgo por realizarlo a ser etiquetado de una forma u otra? ¿Cómo se refleja mi uso de Twitter® y en qué, qué consecuencias puede llegar a tener? Cada vez mas visitantes están en Twitter® como meros lurkers, como consumidores pasivos, y la compañia tiene evidentes problemas de crecimiento, que seguirá teniendo mientras no encuentre una forma adecuada de explicar al cliente medio su prototipo de uso y su oferta de valor.

¿Crisis del prototipo de Silicon Valley? Silicon Valley no es un modelo. Es un ecosistema en el que se ha obtenido que confluyan individuos con ideas interesantes, programadores buenos capaces de cambiar esas ideas en codigo ejecutable, una educación de 1° nivel y un capital ávido de posibilidades de inversión. Dudo mucho que ese prototipo llegue a estar en crisis alguna vez, por mucho que puedan llegar a mencionar las caprichosas valoraciones financieras. Todos los paises del planeta darían cualquier cosa por tener su Silicon Valley, porque es el preferible prototipo popular hasta ahora de generación sigue de innovación relevante. Si eso es una crisis, de nuevo: ya me gustaria estar en una.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario