Cuando las individuos deciden restablecer viejas máquinas de escribir, en su totalidad sólo las hacen parecer nuevas y las vuelven a utilizar. Joe Hounsham de la Universidad de Plymouth en Reino Unido, sin embargo, tenía otras ideas en mente: él tomó una y le añadió las mejoras necesarias para convertirla en una máquina de alta tecnología que se