Seguramente recuerdas 1998 como un año glorioso repleto de un sin fin de partidas de Snake en tu dispositivo de ladrillo (aún no podía atravesar las paredes) mientras escuchabas “Baby One More Time” a todo volumen en tu discman. Mientras tanto, dentro del garage de Susan Wojcicki, 2 estudiantes