Vivimos unos tiempos extraños. Tiempos en los que mucha masa ha obtenido trabajar en aquello en lo que soñaba y, sin embargo, lo hace a disgusto. Tiempos donde el 60% de las profesiones podrían ejercerse desde cualquier lugar del planeta con un computador y un dispositivo y, aun así,