En varias ocasiones, los jefes se sienten angustiados por perder a sus mejores empleados o a alguien que consideran pieza clave para que el puzzle este completo. Y es que es un buen fundamento para molestarse: resulta perturbador y costoso hallar sustituto de personal cualificado con el que estás