Samantha Hess, una mujer de Oregon, esta pagando sus deudas gracias a los abrazos que le vende a la masa en su bazar “Abrazate conmigo”. Hasta el instante obtuvó que 10.000 individuos compren su afecto. Samantha le cobra a sus usuarios (que deben ser mayores de 18 años) un