Cuando éramos una especie que vivía en las sabanas africanas, desarrollamos un especial sentido de la alerta negativa, amplificada y orientada a la supervivencia: nos llamaba la interés cualquier ruido extraño, cualquier silencio inesperado o cualquier silueta que pudiera parecer un león amenazante. Estamos genéticamente predispuestos para magnificar los