Emprender, entre otras cosas, es tomar el volante de tu destino y conducir hacia la meta. Y como en cualquier acceso que transitemos y automóvil que conduzcamos, siempre estamos sujetos a chocar. Colisionan autos, motos, trenes, barcos y aviones, ¿Por qué no podrían estrellarse los emprendimientos? Cuando te proponés