Emprender es vértigo y adrenalina. Una montaña rusa periodica en la que se sube y baja con rapidez extrema y en repetidas ocasiones. Los empresarios disfrutan vivir así sin embargo además les gusta, estoy seguro, recibir sugerencias de los mayores (emprendedores devenidos empresarios o inversores). Después de todo, son