Todos estamos obsesionados con las visitas. Parece que en un negocio online todo pasa por lograr tráfico. De ahí la obsesión que existe por escribir y escribir posts. Todo el planeta sueña con conquistar a Google® y recibir toneladas de trafico orgánico. Pero… esta mentalidad es simplista. No porque