Mi nombre es Natalia Acuña, a fines del 2014 fundé Koneko, a partir de la idea de inventar un producto hecho a mano que fusionara lo lúdico con lo educacional. Para esto fui a mis princicios y recordé aquellos muñecos de apego con los que jugábamos en nuestra niñez.