Estamos en una era donde el desarrollo trae aparejados cambios de paradigmas (entendidos como creencias a las que le damos el precio de la razón absoluta) y los cambios son constantes. Tan cotidianos que exceden todo marco lógico varias veces. La palabra de mis abuelos, “hoy estamos, mañana no