Cuando, hace algunos años, se empezó a barajar la fecha de 2020 como el año en que los vehículos autónomos comenzarían a ser una propuesta usual en las ciudades, y darían lugar, junto con el auge de los ejemplos basados en el ride-sharing, al fin de la era de