Cuando una compañia comienza a hablar de valores, toda la masa piensa en largas y aburridas reuniones lideradas por talento humano, donde se construyen palabras bonitas y gramaticalmente bien definidas, que terminan siendo un adorno en las paredes de la organización, sin embargo que la verdad no le cambian