En los períodos de invierno la piel sufre algunos daños debido a las bajas temperaturas a la que esta expuesta, además se localiza mas propensa a sufrir deshidratación debido a que por lo general nuestra ingesta hídrica disminuye. Para eludir y prevenir estos daños se sugiere continuar estas instrucciones.