Los resultados que Google® publicó ayer son, decididamente, fundamento de celebración: a pesar de la multa récord de 2,700 millones de dólares impuesta por la Unión Europea, convertida en una nota al pie, la compañia continua siendo una maquina de crear dinero: un crecimiento de nada menos que el