Sentimientos encontrados invaden mi mente cada vez que veo un videojuego de palabras atractivo en Google® Play. Por un lado deseo jugar; por otro, temo que ello pueda poner en peligro mi productividad. Más o menos una semana he tardado en engancharme a Word Monsters por este motivo. Tenía demasiado trabajo