Hoy quiero hablarte de 3 cosas que provienen rondándome la cabeza desde hace algún tiempo: La sigla pequeña que jamás se lee. El hecho de vender tu alma al diablo por pura comodidad. Lo sencillo que es perder el dominio de tu propio negocio sin ni siquiera ofrecerte cuenta.