Para varios expertos, el mercado de startups se estaba transformando en una auténtica burbuja, con rondas de financiación desorbitadas y altas valoraciones que no llegaban a consolidarse en el mercado continuo. La inversión en estas compañías se redujo un 30% en 2015, algo que se ha dejado notar mas