Desgraciadamente Internet esta plagado de amiguitos de lo ajeno a los que no les tiembla el pulso a la hora de captar los documentos de millones de visitantes que desconocen hasta qué punto están expuestos a la hora de entrar a su información privada mediante industrias tan conocidos como